La llamativa historia de Asobo Studio: desde Pixar y Hololens hasta su éxito con Microsoft Flight Simulator y A Plague Tale Innocence
Industria

La llamativa historia de Asobo Studio: desde Pixar y Hololens hasta su éxito con Microsoft Flight Simulator y A Plague Tale Innocence

Dentro del refranero español es muy típico decir lo de "el que sigue la consigue" en relación al valor de perseverar en la labor que desempeñamos, en el hecho de no perder la esperanza y de que lo bueno llegará si somos constantes. Y esto no se podía aplicar mejor en Asobo Studio, una desarrolladora independiente francesa surgida en 2002 que comenzó con licencias hasta que explotó a lo bestia en 2019.

Hasta esa fecha su labor había quedado en segundo plano, al limitarse a licencias de Pixar, ofrecer asistencia a otros estudios o encargarse directamente de las conversiones de consolas que tenían su fecha de caducidad sobre la frente. Un estudio que no gozó durante ese tiempo de libertad creativa para demostrar su valía hasta que cosechó premios con el formidable A Plague Tale: Innocence.

Ratatouille, Wall-E, Up, Toy Story 3... y muchos más

Asobo

Al pensar en estudios franceses es inevitable que salga a flote el nombre de todo un histórico como Infogrames de buenas a primeras, pero si vamos a equipos modestos cabe elogiar la trayectoria de Asobo Studio sabiendo que es la primera desarrolladora independiente francesa centrada únicamente en consolas y PC.

Creado en 2002 por "un grupo de entusiastas del videojuego", ha trabajado para licencias de renombre como Disney, Pixar, Universal, Fox y Hasbro, y con el respaldo de compañías veteranas como Ubisoft, Codemasters, Focus Home Interactive o Microsoft, sorprendiendo en este último caso el hecho de haber creado dos videojuegos para la realidad aumentada de las Hololens de Windows.

Tras títulos menores en sus inicios, como Super Farm o Counter Terrorist Special Forces: Fire for Effect, su primera licencia conocida llegaría con un videojuego de Garfield, encargándose de las versiones de PS2 y Windows. Aunque no sería hasta 2007 cuando tendría más fortuna al conseguir con THQ un acuerdo para varias licencias de las películas animadas del momento, empezando por Ratatouille.

Con PS3, Xbox 360 y Nintendo Wii en el mercado, Asobo Studio se tuvo que conformar con las conversiones a PS2, GameCube, la primera Xbox, el sector del PC y la citada Wii, siendo esta novedosa consola de la Gran N la única excepción de una tónica en la que seguiría quedando relegado a conversiones de sistemas añejos, como PS2 en Toy Story 3, por ejemplo. Con Wall-E y Up sucedió lo mismo, sumándose PSP y Windows a la ecuación. Y no fueron las únicas licencias...

Sin ir más lejos, en 2012 ahondó en el binomio Disney-Pixar con Kinect Rush: A Disney-Pixar Adventure, siendo un juego exclusivo de Kinect para Xbox 360 y ante el que repetiría cinco años más tarde con su adaptación a Xbox One. Además, se encargó de la remasterización de Disneyland Adventures en 2017 para Xbox One.

Ya lejos de esas compañías del mundo del celuloide hay que hacer una mención especial al ser el estudio responsable de Monopoly Plus tanto en PS3 y Xbox 360 como en PS4 y Xbox One, una de las apuestas de Ubisoft por reflotar la licencia del mítico juego de mesa en 2014. Pero, ¿quién recordaba que estuvo Asobo Studio detrás del proyecto? Casi nadie, al pesar más el nombre de Ubisoft, claro.

Adrenalina a tope con FUEL, primer juego original

En 2009 gozó de una primera oportunidad de destacar gracias al FUEL que editó Codemasters. Fue el primer trabajo serio de Asobo Studio, a la par que ambicioso, puesto que nos ofrecía un juego de carreras en un mundo abierto de más de 14.000 kilómetros cuadrados. Y para colmo, con ambientación post-apocalíptica en Estados Unidos, aunque sin llegar a los extremos de la icónica Mad Max.

Por desgracia la experiencia no estuvo a la altura, pese al atractivo de hacer frente a tormentas de dureza extrema en plena carrera, o al hecho de gozar de buena variedad de tipos de vehículos. Fue un juego lejos de la excelencia que ni siquiera alcanzó el notable de media en los medios especializados, quedando relegado al olvido poco tiempo después. Ahora bien, se agradece su retrocompatibilidad con Xbox One y Xbox Series, sobre todo para la última de cara a las cargas en pantalla.

Curiosamente, Asobo Studio no tardaría en repetir con otro juego de velocidad con un mapa de grandes dimensiones, al encargarse de la conversión a Xbox 360 del The Crew de Ubisoft del año 2014. Para su secuela (The Crew 2) su trabajo quedaría relegado a ofrecer ayuda adicional a Ivory Tower en pleno año 2018.

Por desgracia seguía siendo un estudio de segunda fila que no dejó de aparecer en este tipo de colaboraciones, como el arriesgado pero reivindicable Quantum Break de Remedy Entertainment o ese ReCore que mereció mejor suerte. Incluso fue el encargado de la "Ultimate Animal Collection" de Zoo Tycoon de PC y Xbox.

A Plague Tale: Innocence, su punto de inflexión

El 14 de mayo de 2019 la historia de Asobo Studio marcó un giro radical gracias al lanzamiento de A Plague Tale: Innocence por medio de la editora Focus Home Interactive. Tras su lejana presentación en 2017, donde se conoció inicialmente como "The Plague", esta aventura protagonizada por Amicia y su hermano Hugo se acabaría convirtiendo en una de las mayores sorpresas de 2019. En VidaExtra, sin ir más lejos, entró en nuestro top 10 por méritos propios con su historia.

Ambientado en 1348, nos ponía en la piel de dos miembros de una noble familia que veían cómo todo lo que les rodeaba se esfumaba, primero a cargo del ejército inglés, tras presenciar cómo ejecutaban a todos los habitantes de la zona; y en segunda instancia, repudiados por los aledaños, en parte por culpa de la peste que asolaba esa época funesta de nuestra historia. Hasta que todo fue a peor si cabe con enjambres de miles de ratas sedientas de sangre que sólo temían el fuego.

Si Asobo Studio vuelve a estar de actualidad no es únicamente por esa versión optimizada que saldrá en PS5 y Xbox Series el próximo 6 de julio, con una conversión a mayores para Nintendo Switch gracias a la nube, sino también por la excelente noticia que supuso descubrir este E3 2021 que el próximo año se lanzará su continuación, apodada A Plague Tale: Requiem. Y con Game Pass.

Microsoft Flight Simulator, su licencia de éxito

Asobo

Sabiendo su enorme trayectoria con licencias conocidas, es evidente que la que mayor éxito le ha traído recae en el resurgir de Microsoft Flight Simulator en 2020. La responsabilidad era máxima, al tener que devolver a la vida a todo un histórico de PC tras un parón de catorce años. Y a la vista está que el resultado ha sido tremendamente positivo, especialmente para los fieles de los simuladores.

Es otro trabajo que sigue de moda, no solamente por las actualizaciones que ha ido recibiendo desde entonces para ofrecer más contenido, sino por su próxima conversión a Xbox Series (27 de julio, ¡por fin!) y ese DLC futuro sobre Top Gun.

Hay vuelo para rato, especialmente tras conocer otro tipo de mejoras en relación a su accesibilidad, para que los profanos en la materia tengan más alicientes ahora con su debut en consolas, por primera vez en su historia. Y de igual modo, hay vuelo para rato con Asobo Studio tras su espaldarazo definitivo en 2019. ¿Será uno de los futuribles con Xbox Game Studios? No sería de extrañar, desde luego.

Temas
Inicio