Publicidad

Destiny marcó el camino, y ahora todos los juegos como servicio se parecen demasiado a él
Juegos online

Destiny marcó el camino, y ahora todos los juegos como servicio se parecen demasiado a él

Publicidad

Publicidad

He perdido la cuenta de las veces que he visto una interfaz similar a la de Destiny en un nuevo lanzamiento. The Division, Anthem, Ghost Recon Breakpoint, o incluso los más recientes Outriders y Marvel’s Avengers parecen ser, detrás de una experiencia con cara y ojos, también un juego de menús.

Imágenes como la de portada, no una versión final pero sí una muestra de intencionalidad, son el vivo ejemplo de todo lo que inevitablemente me echa para atrás en este tipo de juegos más tarde o más temprano.

Cortados por un mismo patrón

En su último vídeo veo infinidad de materiales, veo dos tipos de moneda de juego y la clásica suma de numeritos que, como ya comentábamos el otro día al hablar sobre el progreso en los juegos, apunta a ser la clásica fórmula del “te haces más fuerte, pero da un poco igual porque los enemigos también”.

Destn

Sin ser Marvel’s Avengers el único culpable de esto, menos aún cuando estamos muy lejos de saber hasta dónde llega esa mano en la prometedora propuesta de Square Enix,  no puedo evitar sentir cierto miedo por cómo las compañías están abordando una moda que ya ha demostrado tener no pocos fallos.

Incluso cuando se hace bien, y ahí tanto la de Bungie como la saga The Division merecen un reconocimiento, las carencias y las decisiones cuestionables campan a sus anchas. En ellos, una soberbia campaña principal precede a un endgame con las patas más o menos cortas. Y no digo que no sean capaces de funcionar e ilusionar, ojo, pero está por llegar el juego como servicio de este estilo que me enganche más allá de la experiencia inicial.

El resto, con los claros ejemplos de Anthem y Ghost Recon Breakpoint, son la cara de la moneda en la que el entusiasmo por lo que vendrá después acaba fagocitando a lo inicial. Y es que está bien que digamos que la campaña sólo es el principio, pero no que el endgame acabe arruinando esa experiencia inicial.

Anthem

Ilusión con cautela

Me viene a la cabeza una frase -lamento no recordar a quién se la escuché- que resalta muy bien esta situación. Decía algo así como “tenemos un problema cuando un juego está más centrado en la retención que en la experiencia”, y me parece un acierto que pocas veces sacamos a relucir.

Por estar Crystal Dynamics detrás, el caso de Marvel’s Avengers parece ser uno muy apoyado en esa campaña inicial capaz de mezclar la acción de un beat/shoot’em up con la espectacularidad cinematográfica de aventuras como Uncharted.

Que a esas misiones para un jugador se le añadan después una suerte de combates adicionales enfocados al online se antoja forzado. Ojalá acaben funcionando igual de bien que el modo historia, pero nos hemos visto en este jardín demasiadas veces como para evitar arquear la ceja.

Breakpoint

En el peor de los casos ya sabemos dónde acaba esto. Disfrutaremos como enanos lo inicial y ya veremos lo que nos dura luego el embrujo del endgame. Sólo por esa promesa de momentazos de acción de la mano de los héroes de Marvel yo ya firmo el estar ilusionado con él.

Si luego acaban sorprendiendo propuestas como esta, la de Outriders o la de tantos otros juegos que vendrán detrás intentando subirse al mismo tren, está por ver. Por ahora sólo tengo la sensación de que el intento de ser ese algo más está robando recursos a un juego más grande y bien parido. ¿Numeritos y equipamiento que aporten más vida al juego? Sin problemas. Pero se puede ser God of War sin caer en intentar ser Destiny.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios