Publicidad

Ya he superado un gimnasio de Pokémon Espada y Escudo: por detrás de lo que le pedimos a un RPG en Switch, pero  exactamente lo que esperamos de un juego de Pokémon
Análisis

Ya he superado un gimnasio de Pokémon Espada y Escudo: por detrás de lo que le pedimos a un RPG en Switch, pero exactamente lo que esperamos de un juego de Pokémon

Publicidad

Publicidad

Cuando Pokémon Espada y Pokémon Escudo fueron presentados oficialmente muchos dimos por sentado que se trataría del siguiente paso evolutivo de Pokémon. Tras ponerlo a prueba llegamos a dos conclusiones iniciales: hay nuevas ideas sobre la mesa, pero la verdadera revolución de cara a la saga tendrá que esperar un poquito más.  

El doble lanzamiento llamado a consolidar la octava generación de Pokémon nos llevará a la región de Galar para descubrirnos localizaciones fascinantes, nuevas especies e incluso nos permitirá enfrentarlos como si fueran una suerte de kaijus. Pero los denominadores comunes siguen estando ahí: enfrentarnos a otros Pokémon y hacerlos más fuertes. Lo suficiente como para vencer a los de los Líderes de Gimnasio. 

En VidaExtra hemos tenido la oportunidad de competir en uno de los Gimnasios de Galar, enfrentarnos sus entrenadores y hasta desafiar a la mismísima Cathy, experta en Pokémon de tipo Agua. Y sí, hemos convertido al travieso Grookey en la versión más cuca de King Kong a través del efecto Dinamax, uno de los mayores reclamos de esta entrega. 

Nintendo es muy consciente de la relevancia de cada nuevo lanzamiento de Pokémon. Lo suficiente como para acompañarlos con una consola temática a juego. Con todo, y pese a que la Gran N no tiene reparos en reinventar sus licencias clave, nuestra primera toma de contacto con Pokémon nos ha dado la sensación de que no hay un desmarque acusado de aquello que ya hemos visto. De aquello que, por otro lado, funciona tan bien.  

Si bien Game Freak ganó un tiempo valiosísimo lanzando las dos entregas de Pokémon Let’s Go! en 2018, una suerte de remake del clásico Pokémon Amarillo de Game Boy con un apartado visual y jugable actualizado, la llegada de la nueva generación de Pokémon debería suponer un punto y aparte en la saga. Al menos, sobre el papel. ¿Y en la práctica?

El Gimnasio de Agua: puzles, combates y una final de talla XXL

Agua

Nuestra toma de contacto con Pokémon Espada y Escudo arranca en la misma puerta del Gimnasio de Agua, unas enormes y laberínticas instalaciones en las que -como ya es habitual en la saga- deberemos alternar entre la resolución de combates y ciertos desafíos de lógica. Desafíos que en este caso se resuelven sin demasiadas complicaciones. 

Lo primero que llama la atención es la puesta al día de la interfaz. Nintendo Switch deja atrás la distribución a doble pantalla y la experiencia (en general) se desmarca de lo visto en Pokémon Let’s Go!. Afortunadamente es tan intuitiva como sutil, con un toque moderno, revelándose sólo cuando es necesario y relegando todo el protagonismo al escenario que se abre ante nosotros.

A

En esta versión del juego todos los Pokémon de nuestro equipo pertenecen a la octava generación y eran de nivel 50 por defecto. Los nuestros y los de nuestros rivales. Nada de evoluciones no anunciadas, me temo. En cuanto a sus ataques, la mayoría eran viejos conocidos (hoja afilada, ala de acero). Y bueno, el Dinamax. Algo de lo que hablaremos un poquito más abajo.

Para resolver el desafío del Gimnasio tendríamos que jugar con los chorros de las tuberías que nacen del techo. Un proceso que nos llevará de manera irremediable a medirnos con unos entrenadores estratégicamente colocados para la ocasión. El sistema de combate, el mismo de siempre: atacar, cambiar de Pokémon y huir. En este caso, nada de objetos.

Db04bb82c961c8073de2a0293edc87bb

Todo el que haya jugado a cualquiera de las entregas principales se sentirá como en casa, haciendo innecesario cualquier trámite para familiarizarse con las fases de combates por turnos, y lo cierto es que el puzzle del gimnasio sigue la misma lógica de los primeros juegos de la saga. Finalmente, y tras haber despachado a los entrenadores de la entrada del Gimnasio, toca vérselas con Cathy.

El salto a los modelos tridimensionales dio a Game Freak la posibilidad de experimentar con ciertos juegos cinemáticos, y el hardware de Switch permite ahondar un poquito mejor en este aspecto. Tras un pasillo se nos abrirá un enorme estadio a rebosar de espectadores en el que nos recibirá la Líder especializada en Pokémon de Agua. ¿Es necesaria toda esa epicidad y disponer de un espacio así de grande? La respuesta es que sí.

D4584006d828b0c6523dfdda666ebcab

Una de las grandes novedades de esta entrega es el fenómeno Dinamax, el cual solo puede activarse en ciertas zonas de la región de Galar, incluidos los estadios Pokémon.  En esencia, hace que cualquier Pokémon adquiera un aspecto gigantesco, aumentando sus atributos y sustituyendo los ataques del Maxi-Pokémon por movimientos Dinamax.

El Dinamax añade una capa extra de estrategia a los combates decisivos. ¿Nos interesa usarlo al principio o como último recurso?

Podremos activar el Dinamax del mismo modo en el que usamos cualquier otro ataque. Sin embargo, no se trata de un reemplazo de la MegaEvolución, sino un matiz que le da una nueva capa de estrategia al conjunto: solo se puede activar una vez por combate y su duración está limitada a tres turnos. ¿Nos interesa usarlo al principio o como último recurso?

A

Pese a que en nuestra partida no quedó reflejado, para activar el Dinamax es necesario disponer de una Muñequera Dinamax. Por cierto, Cathy también tiene la suya y no dudará en usarla con Drednaw como último recurso, lo cual supuso el clímax de nuestro enfrentamiento: Maxi-Grookey y Maxi-Drednaw llenaron el interior del estadio como si se tratase de King Kong vs. Godzilla, obteniendo la victoria el primero, el nuestro, gracias a su ventaja de clase planta.

Un salto visual que no va a la par de lo que hemos visto en Switch

El enorme interés que despierta cada nuevo lanzamiento de la saga Pokémon hace que las expectativas por parte de sus fans, los cuales llevan esperando una experiencia más hardcore desde Pokémon Sol y Luna, estén por las nubes. La realidad, por otro lado, es que Game Freak siempre ha sido realmente cauta a la hora de introducir novedades y mejoras. Algo patente desde el lanzamiento de Pokémon Oro y Plata.

Pokémon Espada y Escudo no supondrá el empujón visual que es capaz de ofrecer Nintendo Switch, un sistema que ya ha acogido Pokken Tournament DX, ni tampoco redefinirá la imagen y presentación del mundo Pokémon que hemos visto en las entregas más recientes. Aunque promete hacerla más densa e interesante.

A

En cuanto a las animaciones y modelos de los personajes que pudimos ver, estos no se desmarcan demasiado de lo Pokémon Let’s Go! o Pokémon Sol y Luna. Si prestamos atención veremos detalles que le dan identidad al conjunto, pero es indiscutible que tendremos ante nosotros una actualización comedida y a mayor resolución de aquello que llevamos viendo desde la séptima generación, recibiendo los entrenadores un acabado más estilizado y, en términos generales, una mayor carga cinemática.

Pokémon Espada y Escudo no supondrá el empujón visual que es capaz de ofrecer Switch

En general, se busca que la experiencia en los combates vaya a conjunto con los motivos de corte deportivo que se están introduciendo en la saga. A fin de cuentas, la Copa de Campeones tendrá un enorme protagonismo dentro de esta entrega.

A

Sobre los modelos de los Pokémon, sus diseños y modelos encajan con la trayectoria de la saga al punto en el que podrían encajar perfectamente en una partida de Let’s Go! o, a menor resolución, en Pokémon Sol y Luna

Con todo, no esperes animaciones similares a las de otros RPGs en Switch:  Pokémon Espada y Escudo bebe directamente de lo visto en las entregas anteriores, pese a que la muy sutil evolución de sus acabados está ahí.

Imagen De Ios

Ahora bien, como ya adelantamos, es en los escenarios donde realmente veremos la diferencia. Desde las gradas hasta los mecanismos queda patente la amplitud y generosidad en detalles de los entornos, y pese a que no se nos da la opción de acomodar la cámara a nuestro gusto, se palpa que Game Freak quiere dar una mayor presencia y protagonismo al mundo que nos rodea. 

Algo muy conveniente de cara a las verdaderas novedades de Pokémon Espada y Escudo. 

Lo que podemos esperar de Pokémon Espada y Escudo 

Hemos tenido la oportunidad de poner a prueba los Gimnasios y los combates, dos de los pilares esenciales de la experiencia Pokémon, pero se nos queda el tintero algunos de los aspectos esenciales que marcarán el ritmo en cuestión de novedades.

La sensación general frente a lo visto es que aquellos que vienen de entregas anteriores se sentirán como peces en el agua y no tardarán en darse cuenta de que todo está en su sitio. Ese Deja Vu que nos invade a todos al meternos en combate sigue presente, con todo lo bueno y lo no tan bueno que eso supone.

Swsh Prerelease Dynamax Pikachu 1

Las mecánicas de Dinamax quieren ser ese toque que afiance la experiencia competitiva, quedando descartada de los combates normales y los enfrentamientos con la fauna de Galar. A fin de cuentas, el objetivo final es hacer que los combates más intensos sean realmente especiales. Lo que no significa que sólo vayamos a ver Maxi-Pokémon en los estadios. 

La versión final de Pokémon Espada y Escudo ofrecerá la posibilidad de explorar con una libertad todavía mayor la nueva región que se abre ante nosotros, pero también de ineractuar con ella. Además, en el Área Silvestre será posible controlar la cámara para explorar los alrededores. Algo muy conveniente para descubrir secretos, especies singulares y participar en incursiones Dinamax.

Pokémon Espada y Escudo no es ese mundo abierto de Pokémon con el que llevamos años fantaseando, pero se comienza a coquetear con la idea.

Encontraremos nidos Pokémon repartidos por Área Silvestre, y algunos de ellos emiten un haz de luz roja. Eso significa que hay un Maxi-Pokémon al que nos podremos enfrentar (y atrapar) en incursiones  a través de internet o la comunicación local.

A

Quizás Pokémon Espada y Escudo no sea ese mundo abierto de Pokémon con el que llevamos años fantaseando, pero Game Freak comienza a coquetear con la idea. Sin embargo, y como comentamos, el máximo refuerzo de cara a esta entrega lo encontraremos en su cuidada ambientación, a lo que hay que sumar una experiencia competitiva afinada a través de cada una de las entregas anteriores y la enorme baza de contar con aquello que es garantía de éxito.

Quizas Pokémon Espada y Escudo vayan a lo seguro, pero eso no quita qua haya margen para las sorpresas.

  • Plataformas: Nintendo Switch 
  • Multijugador: sí
  • Desarrollador: Game Freak
  • Compañía: Nintendo
  • Lanzamiento: 15 de noviembre de 2019
  • Precio:  Pokémon Escudo 54,90 euros , Pokémon Espada 54,90 euros, Pack Espada + Escudo 119,90 euros 
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir