Re:Verse es el primer Resident Evil online con multijugador competitivo que disfruto. Por fin
Análisis

Re:Verse es el primer Resident Evil online con multijugador competitivo que disfruto. Por fin

No estaba precisamente dentro del sector de público que albergase muchas esperanzas con Resident Evil Re:Verse, ese añadido gratuito con multijugador competitivo online para Resident Evil Village. Y el motivo era bien simple: hasta la fecha no ha habido ningún Resident Evil en esa faceta que estuviese a la altura.

No voy a decir ahora que Resident Evil Re:Verse vaya a ser la panacea del género dentro de los shooters donde jugamos contra otras personas, pero sí que me ha demostrado que me puedo divertir (por fin) con un juego de la saga en partidas de esta guisa, olvidando de una maldita vez lo sufrido con Umbrella Corps en 2016.

Una grata sorpresa que funciona y divierte lo suyo

Re:Verse

Juegos con componente online en la saga de Capcom hemos visto unos cuantos, desde la faceta cooperativa de los Resident Evil Outbreak hasta el más reciente Resident Evil Resistance con su multijugador asimétrico como regalo en el remake de Resident Evil 3, en sustitución del adictivo modo Mercenarios, teniendo en este Resident Evil Re:Verse un juego que va directo al grano en partidas muy intensas.

Con un contador de tan solo cinco minutos, tenemos que hacer más puntos que el resto de jugadores (las partidas son de un máximo de seis personas) y para ello habrá que matar, encadenar rachas o morir poco. Lo habitual en los shooters competitivos, salvo por el hecho de que aquí al morir (donde se nos restan cinco puntos, por cierto), nos convertimos en un arma biológica aleatoria, dependiendo del número de viales que hayamos conseguido en forma humana. Es, sin lugar a dudas, su punto más llamativo, al provocar un tipo de tensión bastante diferente.

Siendo un añadido para Resident Evil Village que celebra los 25 años recién cumplidos de la saga, es lógico que rescate varias de sus figuras más icónicas para la ocasión, con seis personajes humanos (Chris Redfield, Jill Valentine, Leon S. Kennedy, Claire Redfield, Ada Wong y Hunk) junto con cinco armas biológicas (Gran Holomorfo, Hunter Gamma, Jack Baker, Némesis y Super Tyrant). Es, al fin y al cabo, una celebración más distentida de Resident Evil, pero que funciona.

Es un juego ágil e intuitivo, que respeta parte de la interfaz con cruceta de los últimos Resident Evil, aunque tan solo para las armas, al no haber inventario como tal para almacenar hierbas, por ejemplo. Éstas se consumen al pasar cerca de una cuando nos hayan dañado. Y de igual modo para la munición. Sobre esto último, eso sí, hay que decir que cada personaje cuenta con un arma de munición infinita (de menos poder) y una secundaria más potente pero con balas limitadas.

Parte de la gracia de Resident Evil Re:Verse radica en las enormes diferencias entre cada personaje, no solamente en relación a las armas empuñadas (Ada tiene una ballesta, mientras que Chris un rifle de asalto, por ejemplo), sino en sus tres habilidades únicas (una de ellas, pasiva), haciendo que cada estilo de juego sea completamente distinto: Hunk cuenta con camuflaje activo, Jill con minas...

Por lo general, se adaptan bastante bien a la personalidad de cada una de estas figuras para la saga, como esa apuesta por el puñetazo de Chris desde su hazaña en Resident Evil 5 con una roca. Además, se agradece que todos cuenten con buena movilidad, al compartir un movimiento de esquiva la mar de útil para evitar los disparos o salir airoso de ciertas situaciones. Ha habido una evolución importante respecto al control de Resident Evil: Operation Raccoon City, por fin.

Re:Verse y el colorido de las armas biológicas

Re:Verse

Si bien sigue sin alcanzar la delicia de otros shooters donde brilla su gunplay, al menos la experiencia sí que resulta mucho más satisfactoria que en otros Resident Evil que apostaron única y exclusivamente por el modo online, aparte de ser más divertido por el pique que supone conseguir los viales antes que el enemigo y asegurar de ese modo una transformación (tras morir) mucho más poderosa, especialmente con Némesis o Super Tyrant. Esto me ha encantado.

Al igual que los héroes de la saga, esta clase de monstruos también cuentan con sus propias habilidades y diferencias en cuanto a salud, velocidad, poder y alcance del ataque. Gran Holomorfo, el más débil y el único que saldrá si no conseguimos ningún vial, es todo un kamikaze, pero que puede dar la sorpresa si estamos en una zona poblada; mientras que Némesis ya da miedo de por sí, sobre todo por el alcance de su lanzacohetes. A veces no importa tanto morir si conseguimos algún vial, porque después la podemos liar parda con alguna de esas armas biológicas.

Todo tiene su límite, en cualquier caso, puesto que en forma de BOW nuestra vida se irá consumiendo hasta morir y reaparecer segundos después de nuevo como humano, pero es una "carta" que aporta mucho colorido a las partidas en Resident Evil Re:Verse, al ser un toma y daca donde la primera muerte no es la que "cuenta", en realidad. Y es que tras matar a alguien, resucitará como monstruo en el mismo sitio, con lo que se inicia una caza justo después. O no. Según nuestra habilidad y/o confianza. En una de mis últimas partidas con Claire Redfield, de hecho, aproveché su generador modificado para aturdir y masacrar a muchos BOW así.

Re:Verse

Aún no tengo un personaje favorito, pero me ha gustado comprobar cómo cada uno cuenta con su propia personalidad para plantear distintas tácticas de combate, con algunos que ofrecen bonificaciones de daño asumiendo riesgos (contar con poca vida) y otros que apuestan por los movimientos de esquiva para sacar otro tipo de ventajas. Tan solo se me antoja escasa la cifra de seis héroes o que haya solo cinco monstruos. Al menos, salvo sorpresa hasta su lanzamiento.

Otro detalle que me ha gustado y que incrementa la intensidad de las partidas, ya de por sí intensas por lo expuesto con los viales, es el hecho de que al cumplirse el primer minuto de juego, aparecerán aleatoriamente armas especiales, como una potente escopeta, un lanzagranadas o el siempre socorrido lanzacohetes "del final". Todas estas armas especiales cuentan con un único disparo, por lo que se romperán justo después de apretar el gatillo, pero marcan la diferencia con su uso.

Tras el último chasco con Resident Evil Resistance, desde luego que no confiaba demasiado en este modo de juego metido con calzador dentro del octavo capítulo oficial de la saga principal de Capcom y como secuela directa de Resident Evil 7: Biohazard, pero lo cierto es que tengo muchas ganas de seguir echando partidas en su beta y que llegue, por supuesto, ese 7 de mayo para enfrentarme primero contra Lady Dimitrescu. ¿Qué os está pareciendo esta beta en consolas y PC?

Temas
Inicio