Análisis de Steel Assault, un arcade de la vieja escuela que es letal con su látigo eléctrico y que maravilla con su cuidadísimo pixel-art
Análisis

Análisis de Steel Assault, un arcade de la vieja escuela que es letal con su látigo eléctrico y que maravilla con su cuidadísimo pixel-art

Uno de los proyectos surgidos (y financiados) en KickStarter que más han evolucionado desde su etapa inicial lo tenemos en Steel Assault. Si vemos cómo era gracias al vídeo que encabeza KickStarter y comprobamos cómo es ahora, con el respaldo de Tribute Games (TMNT: Shredder's Revenge), media un abismo.

Y es que pasamos de un juego genérico y sin alma con look de NES a uno que muestra el verdadero potencial del pixel-art cuando hay talento puro detrás. Al fin y al cabo en esta ópera prima del estudio Zenovia Interactive se dan cita artistas que han trabajado en Blasphemous y diversos doujin nipones. Pero, ¿es algo más que una cara bonita? ¿Está a la altura de las expectativas de su demo de febrero?

Un juego que parece sacado de una recreativa

Steel Assault

Gracias a la escena indie el espíritu de los salones recreativos no se ha perdido por completo y Steel Assault es una nueva prueba de ello. Si has crecido con juegos exigentes como Ghosts'n Goblins, Bionic Commando o Metal Slug te sentirás como en casa. No en vano es un homenaje a toda esa época, con pinceladas de cada uno de esos clásicos de manera más o menos reconocible.

Su sello de identidad parte en este caso de un látigo eléctrico capaz de volatilizar la gran mayoría de balas de los enemigos, teniendo a mayores un gancho para usar a modo de tirolina entre dos puntos fijos. Con esto tendremos más que suficiente para sortear sus cinco fases, aunque se nos exigirá bastante por nuestra parte en niveles de dificultad avanzados. O dicho de otro modo: si no sabes cómo manejar la tirolina estás muerto, al ser totalmente imprescindible.

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en el segundo jefe, la máquina del capitán Balthazar Kline. Subidos a una nave, en una de sus acometidas soltará fuego por el suelo que durará unos segundos, obligándonos a salir por los laterales de la nave, hacer un salto doble y colocar la tirolina justo debajo de la nave. Sobra decir que hasta que le pillé el truco me mató muchas veces. Sin embargo, si jugamos en fácil ese ataque jamás lo usará. Y como es lógico, se pierden muchos matices así.

Steel Assault es un juego muy directo en el que habrá pocos momentos de calma. No pararán de salir enemigos normales en ciertas secciones, con algunos aéreos cuyo disparo, si no lo bloqueamos primero, creará un efecto devastador en el suelo. Es un toma y daca constante que nos obliga a estar cerca del enemigo al tener como única arma principal un látigo, pese a que haya algunos cofres donde se nos concederá un poder, como lanzar unas chispas electrificadas... siempre y cuando no hayamos consumido la barra de energía, de usos muy limitados.

¿Y cómo se recarga? Pues acercándonos al máximo al enemigo y matándolo de esa forma. Sólo así obtendremos una bolita de energía que se sumará a la barra. De ahí que toda esa gente experta en los run & gun tenga un aliciente especial de cara a sus speedruns. Aunque lo cierto es que el tema de las sub-armas está desaprovechado y palidece comparado con otros representantes del género.

Sí que resulta más coherente con el uso del movimiento de esquiva, aquí mediante un deslizamiento rápido por el suelo. Y si bien se echa en falta que podamos saltar hacia abajo de una plataforma (ese dash lo sustituye, vaya), al menos con este movimiento seremos invulnerables a las balas y también conviene dominarlo junto con el uso de la tirolina. Porque en tramos avanzados habrá muchas balas...

Steel Assault, un gran reto... que dura un suspiro

Steel Assault

Que Steel Assault entra por la vista es evidente, todo gracias a esa cuidadísima estética (hipervitaminada) de 16-bits. Y con opción a simular pantallas CRT, regulando incluso su grado de curvatura. Cada escenario propone un reto diferente arropado por un espectáculo visual de aúpa que en ciertas ocasiones acompaña a las propias mecánicas del juego, como iluminar una sala a oscuras cada vez que atacamos con el látigo. El resultado es francamente efectivo.

Sin ir más lejos, volviendo al tema de homenajes sutiles, ahí me recordó a una de las fases del último Turrican junto con la clásica barrera fortificada de los Contra. Y por mucho que tenga su sello personal, no puede ocultar otra serie de influencias más allá de Castlevania (por el látigo, lo más evidente), como el antes citado Bionic Commando (tanto por el gancho como por el inicio de la segunda fase, que es muy descarado) o incluso Gunstar Heroes, donde intenta replicar aquel jefe de aspecto cambiante... pero sin la magna brillantez de Treasure.

De hecho, parece como si Zenovia Interactive no supiese ver el potencial de Steel Assault o tuviese ganas de terminar el trabajo cuanto antes (demasiados años en desarrollo para un estudio novel), porque a la variedad (aunque escaso número de) fases se le echa en falta un mayor aprovechamiento del escenario de cara a los secretos, que prácticamente ni existen aquí o de cara al uso de los potenciadores.

Sí, los jefes son muy exigentes y es donde más brilla el conjunto al ofrecer retos que nos obligarán a sacar el máximo partido de la tirolina y del deslizamiento, pero se queda cojo en cuanto a contenidos y a rejugabilidad. Y es que a bote pronto sorprende que ni tenemos marcador de puntos, algo obligatorio en un juego de temática arcade. En este sentido Blazing Chrome (carta de amor a Contra) nos pareció más redondo. Y ya no digamos Huntdown, que fue todo un pelotazo.

Como carta de presentación para Zenovia es buena y da motivos para pensar que su próximo trabajo comercial superá con creces esta propuesta arcade, la cuál, por otro lado, se tendría que haber cuidado con los textos en castellano, que hay más de un gazapo con las false friends. Eso sí, la banda sonora es brutal y muy cañera, gustándome en especial la de la cinemática de introducción a lo anime.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Steel Assault es un arcade que exprimirás y disfrutarás si has mamado la época de oro de las recreativas el siglo pasado (qué viejuno suena decir esto), pero que está un par de peldaños por debajo de los maestros del género. Con una hipotética segunda entrega seguro que Zenovia lo borda, que no hay que olvidar que el juego sufrió un rediseño por completo tras financiarse en KickStarter 2015. Si vemos cómo era y en qué se convirtió en 2016, se comprende.

Steel Assault

Steel Assault

Plataformas Steam (versión analizada) y Nintendo Switch
Multijugador No
Desarrollador Zenovia Interactive
Compañía Tribute Games
Lanzamiento 28 de septiembre de 2021

Lo mejor

  • Su estética hipervitaminada de 16-bits
  • El uso de la tirolina cuando la dominamos
  • Lo versátil que resulta el látigo
  • En niveles altos es donde da más juego

Lo peor

  • Extremadamente corto y poco rejugable
  • Se echan en falta más secretos para las fases

Temas
Inicio