Momentos inolvidables de los videojuegos: el enorme experimento del laboratorio en INSIDE
Aventura - Plataformas

Momentos inolvidables de los videojuegos: el enorme experimento del laboratorio en INSIDE

Si tuviese que decir cuál es mi videojuego favorito dentro de la fórmula ideada por Éric Chahi en Another World, obligatoriamente mi respuesta sería INSIDE. Esa mezcla de plataformas con puzles sin nada de diálogos me cautivó al instante.

Tampoco nos pilló por sorpresa, puesto que PLAYDEAD tuvo una excelente carta de presentación con LIMBO la friolera de seis años antes. Sí, este estudio se toma su tiempo y no hay que olvidar que está trabajando en su salto a las 3D con una aventura cuyo nombre aún sigue siendo un misterio. Por ello vamos a hacer tiempo rememorando la escena más inolvidable de INSIDE, la del laboratorio.

Ojo, SPOILERS. No sigas leyendo si no has completado la historia...

Un salto superlativo respecto al impactante LIMBO

INSIDE

LIMBO e INSIDE se parecen, pero a la vez son muy distintos. Son plataformas con scroll lateral que dan mucho peso a los rompecabezas y a la agilidad con los saltos. En ambos casos partimos de un punto en el que no comprendemos qué pasa con la aventura, al avanzar por puro instinto de supervivencia. Además, no hay rastro alguno de los diálogos, por lo que hay margen para la interpretación...

Comparten, además, un tono oscuro, siendo más drástico en LIMBO al jugar con la dualidad entre blanco y negro. Y de igual modo, cualquier peligro nos mata de un simple golpe. Pero en ninguno de los dos hay vidas como en los plataformas de antaño: se carga automáticamente el último punto de control hasta que superamos cada prueba, sea de agilidad o de darle al coco. O ambas a la vez.

Son dos obras maestras atemporales, de eso no hay duda. Y aquí inevitablemente un grupo de gente se quedará con el clásico de 2010 y otro grupo con la que nos sitúa, la de 2016. Porque si bien comparten buena parte del espíritu, el desarrollo en INSIDE es diferente debido a cierta peculiaridad del protagonista... Su mente.

INSIDE

El progreso es sorprendente, al partir como un plataformas con un niño indefenso que no para de huir y que intenta ser "como los demás" para no levantar sospechas, como en la prueba de las cámaras de seguridad, hasta que nos ponemos un casco y vemos cómo puede controlar a otros humanos "dormidos".

INSIDE va evolucionando lentamente para dejarnos claro que no es un niño normal, que algo pasa aquí. Que si nos buscan con insistencia será por algo... Que descubramos el motivo será cuestión de tiempo, pero antes habrá que sufrir al haber situaciones de tensión. Pero como se suele decir, lo bueno se hace esperar.

No es que de por sí el punto de partida no sea bueno. Todo lo contrario. Capta nuestra atención al instante, tardando poco en disipar esa sensación de "parece otro LIMBO sin más" en seguida, tan pronto vemos que su "lenguaje" ese distinto. Y eso que comparte incluso escenas de terror, como esa especie de réplica del protagonista, pero con pelo largo que nos persigue con una terrible insistencia.

INSIDE deja lo mejor para el tremendo tramo final

INSIDE

Esa persecución tiene lugar por el agua, donde fluye buena parte de uno de los últimos tramos de la historia. Somos testigos de una escena donde parece que morimos hasta que el protagonista cobra vida de nuevo gracias a unos peces. Y seguimos nadando sin descanso, hasta el punto de que se rompe toda lógica con el líquido elemento en escenas posteriores, "nadando donde no hay agua".

INSIDE juega con nuestra mente, en cierto modo. Como el protagonista juega con la de esos seres inanimados que perdieron su humanidad, pese a conservar su aspecto original. Pero es evidente que algo raro pasa aquí y todo cambia cuando activamos un dispositivo extraño de proporciones enormes. De repente nos absorbe y quedamos expuestos frente al personal del laboratorio, la imagen con la que hemos arrancado este artículo. Ahora estamos al otro lado, indefensos....

INSIDE

Esa vulnerabilidad también se refleja en la desnudez del protagonista, pero por suerte (gracias a lo vivido anteriormente) no nos preocupa no poder aguantar la respiración bajo el agua y conservamos el ingenio. Y para salir de ahí la única solución es "desconectar" lo que está en el interior de ese estanque: una mole con brazos y piernas que parece la sádica suma de otros niños como nosotros...

Para nuestra sorpresa, y la del personal del laboratorio, dicha mole nos absorbe antes de desconectar la última parte. Ahora, a ojos de los demás somos un monstruo y todo el personal huye despavorido tan pronto rompemos el cristal.

INSIDE

Ese deseo por saber qué sucede en INSIDE empieza a cobrar sentido y nuestro instinto nos vuelve a decir que escapemos de ahí, ahora con el poder que conlleva ser una mole de varios metros a la que no se puede parar con un simple cristal o una puerta normal y corriente. Pero lo curioso es que esta pérdida de humanidad por nuestra parte hace que se vea la primera muestra de humanidad por parte de los que realizan este macabro experimento con nosotros, al haber una escena en la que un operario aterrado nos brinda su ayuda con una puerta de seguridad.

No ve hostilidad por nuestra parte, tan solo el deseo de ser libres. Y más adelante sucede lo mismo con otro grupo, que nos ayuda con una caja indispensable para activar la última puerta de seguridad. Y tras un pequeño susto donde quedamos atrapados, nada acaba impidiendo que esta mole destruya las últimas barreras hasta salir de esta "cárcel" y llegar hasta la orilla para ver la escena de créditos y empezar a divagar sobre las múltiples interpretaciones que deja INSIDE. Ahí ya depende de cada cuál, pero lo que es innegable es que deja un recuerdo que te marca para toda la vida y que va a ser complicado superar para PLAYDEAD.

Momentos inolvidables de los videojuegos

Temas
Inicio