Cómo era jugar con mando a Age of Empires II: The Age of Kings desde PS2... para soñar con un Age of Empires en Xbox Series X y S
Estrategia

Cómo era jugar con mando a Age of Empires II: The Age of Kings desde PS2... para soñar con un Age of Empires en Xbox Series X y S

Salvando dos títulos exclusivos de Nintendo DS y un escarceo en móviles, la saga Age of Empires se ha asociado siempre al PC. Y con razón. Desde sus inicios en 1997 hasta Age of Empires III: Definitive Edition, el sistema Windows ha sido una contante, no en vano es uno de los grandes abanderados de Microsoft en PC.

Si echamos la vista atrás, llama la atención recordar que aquel Age of Empires II: The Age of Kings de 1999 tuvo una conversión a consolas en 2001. En concreto, para PS2, repitiendo Ensemble Studios en labores de desarrollo, pero con Konami como editora. Fue un juego que respetó la esencia del original de PC, pero con la obligación de contar con un control adaptado al mando DualShock, por mucho que existiese la opción de conectar ratón y teclado USB para jugar desde PS2.

Un mando no puede sustituir a un teclado, pero...

Hace unos días me sorprendió verlo en un mercadillo de segunda mano, por lo que no dudé en comprarlo para satisfacer mi curiosidad. Desde que llevo en esto de los videojuegos he tenido la suerte (o desgracia, según se mire) de probar un montón de juegos de estrategia en tiempo real en consolas, tanto en Mega Drive (Dune II: Battle for Arrakis) como en PlayStation (Command & Conquer y Red Alert, cómo no) o en consolas posteriores, como El Universo en Guerra y Halo Wars en Xbox 360, entre muchos más. Y como es lógico ninguno es perfecto con mando.

A lo largo de estos años he visto muchas soluciones para minimizar las evidentes limitaciones de un mando respecto al combo ratón + teclado, con combinaciones imposibles con los botones intentando replicar sin éxito los sencillos atajos de un teclado. Y este Age of Empires II: The Age of Kings tampoco es la excepción, pese a que me haya sorprendido ver que se deja jugar medianamente bien con mando.

Recalcar nuevamente, eso sí, que el juego ofrece la alternativa de enchufar tanto un ratón como un teclado por los dos puertos USB de PS2 y así disfrutar de una experiencia más similar al clásico de PC, pero está claro que un juego de estas características, al salir en una consola, tiene la obligación de hacer que funcione igualmente con un mando. Y en mi caso, tras leer con detenimiento su tutorial, tardé cerca de 30 minutos en sentirme cómodo con un mando. Ahora bien, el propio juego nos dice que con mando perdemos la posibilidad de usar los atajos (hotkeys) y otro tipo de funciones indispensables en este RTS tan legendario.

La clave para su accesibilidad reside tanto en la función de la cruceta digital como en los botones L2 y R2, que nos permiten ir directamente a los menús de su interfaz, situados en la parte inferior de la pantalla. Es intuitivo al ajustarse al lado de cada botón: por ejemplo, con R2 vamos directamente al lado del minimapa, para gestionar justo después con la cruceta los aldeanos inactivos, los últimos sucesos... Por su parte, L2 cambia la información de la izquierda, como mostrar los edificios que puede construir el aldeano, controlar las acciones de la milicia o ver sus parámetros básicos. No se tarda mucho en adaptarse a esa disposición.

Age of Empires II demostró que se puede lograr

Age of Empires II

Esto no evitaba ciertas carencias, al no contar con los atajos del teclado. Sin ir más lejos, el método para crear grupos era bastante engorroso con el menú R2 y la pestaña inferior derecha. Además, no logré dar órdenes en cadena, como a la hora de explorar el mapa fijando puntos o para colocar varios edificios de golpe.

El movimiento me pareció inicialmente brusco, pero se controla mejor al mantener pulsado el botón cuadrado. Aparte que hay otras funciones esenciales que no desentonan con mando, como dibujar un cuadrado para seleccionar un grupo de personas o pulsar dos veces rápidamente para seleccionar automáticamente las del mismo grupo. Para lo básico no va tan mal el mando, especialmente en comparación con otros juegos del mismo palo, que con algunos era bastante engorroso el uso de la rueda con el stick digital derecho. Aquí se va más al grano.

Su mayor problema, viéndolo en perspectiva, fue la reducida visibilidad de la pantalla por culpa de que su interfaz se comía un pelín más de un tercio de la acción. A esto había que sumarle poca definición para los gráficos en comparación con el clásico de Windows, lo que dificultaba diferenciar a algunas unidades a poco que se juntasen varias por la zona. Aunque esto, en el hipotético (y nada descabellado) caso de ver un Age of Empires II: Definitive Edition en Xbox Series X|S no sería ningún problema, al contar con potencia de sobra y la capacidad de mostrarlo a 4K. Y sin olvidar la compatibilidad con ratón y teclado.

Hay ciertas funciones de los botones del mando que cambiaría, eso sí, intentando aprovechar mejor la combinación entre algunos, jugando ya de paso con la pulsación de los sticks. Es algo que me encantaría ver el próximo 10 de abril dentro del Age of Empires: Fan Preview, más allá de ver a fondo el esperadísimo Age of Empires IV para Windows 10. ¿No sería la bomba toda la saga en Xbox?

Temas
Inicio