Compartir
Publicidad

Valve mola, pero...

Valve mola, pero...
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Valve mola, eso no lo discute ni el mayor enemigo que Gabe Newell pueda tener sobre la faz de la tierra. A lo largo de los años, la compañía americana se ha labrado una excelente reputación entre los aficionados a los videojuegos, la cual además ha venido acompañada de una serie de acertadas decisiones empresariales que le han permitido crecer hasta convertirse en uno de los más grandes exponentes de la industria en este momento. Y todo apunta a que aún está lejos de tocar techo.

Lo que empezó siendo un pequeño estudio de desarrollo fundado a mediados de los noventa por dos antiguos empleados de Microsoft, con el imprescindible 'Half-Life' como primera muestra del talento contenido en sus oficinas, es hoy en día uno de los grandes intermediarios del sector, dueño de la más importante porción del mercado digital en ordenadores gracias a la extraordinaria invención que es Steam. Y todo ello sin haber perdido su excelente mano con la producción de juegos, como así demuestran lanzamientos recientes de la talla de 'Portal 2' o 'Dota 2', verdaderos imprescindibles de sus respectivas categorías.

Pesa a sus muchas cosas buenas, Valve es también una compañía muy particular en determinados aspectos

Pero a pesar de tantos y tan merecidos elogios, no es menos cierto que Valve es también una compañía muy particular en determinados aspectos, caracterizada por tomar algunas decisiones desconcertantes o incluso abiertamente opuestas a los deseos de sus clientes. La verdad es que hasta la fecha no les ha ido mal por ese camino, no hay más que remitirse a las cifras económicas y a los índices de popularidad, aunque no vamos por ello a eludir el hecho de que limando esas asperezas, la cosa podría ser ya casi perfecta en torno a la casa. He aquí cuatro aspectos que, particularmente, me parecen los más discutibles de Valve.

Pero no termina de decidirse con el hardware

steam link

¿Cuántos años llevamos hablando de la posibilidad de que Valve lance una consola que sea capaz de llevar todo el potencial de Steam al televisor? Cuanto más lo pienso, más redondo me parece un producto que apueste decididamente por esa modalidad, fusionando lo mejor del mundo del PC y las consolas en un idóneo punto medio. Sin embargo, lo más parecido que hemos encontrado hasta el momento a esa idea son las diferentes Steam Machines y el recientemente anunciado Steam Link, que básicamente es un intermediario para poder hacer el streaming de los juegos entre el ordenador y cualquier pantalla. Vamos, nada que no podamos hacer ya con multitud de alternativas actuales en el mercado.

La sensación que a uno le queda es que Valve no se decide a afrontar abiertamente el camino hacia el salón, y en lugar de eso va dando vueltas en círculos y probando diferentes ideas no muy arriesgadas, a ver si alguna de ellas funciona. A estas alturas de la película, ni siquiera tenemos claro cómo será el Steam Controller que debería actuar como nexo de unión en todo este ecosistema que abrirá sus puertas en noviembre, así que es inevitable que podamos tener nuestras dudas. ¿Tanto miedo tienen a romper por completo el mercado?

Pero hay puntos en Steam que requieren más control

Acceso

Steam es una plataforma espectacular, plagada de buenas ideas, demasiado buenas como para mantener tranquilas nuestras cuentas corrientes. Su incidencia en la expansión y normalización de la venta digital de videojuegos es crucial, hasta tal punto que ha sido capaz de convencer incluso a los más acérrimos defensores del soporte físico de que una alternativa descargable puede ser tan buena o más que un disco para según qué casos. No obstante, tiene sus puntos oscuros a los que convendría aportar un poco más de luz.

El programa de acceso anticipado es uno de ellos, por ejemplo, y aunque una reciente revisión a sus políticas de uso ha perseguido precisamente corregir sus mayores defectos, sigue siendo un espacio donde pueden tener cabida prácticas poco responsables y desalentadoras para el consumidor que decida invertir en ellas su dinero. Fuera de eso, también he podido encontrar en la tienda normal juegos a la venta que han dado problemas por los que nadie ha respondido (probad a echar un vistazo por ejemplo a la versión para Mac de 'The Witcher' y sabréis a lo que me refiero), situaciones de indefensión ante las que nadie ha respondido y que afortunadamente son minoría, pero que deberían ser completamente inexistentes.

Pero tiene "su tiempo"

Valve Time

Cuando haces tan buenos juegos, lo normal es que la gente se pegue tortas por tenerlos en su poder. Cuando encima de todo demuestras una política, digamos, "flexible" a la hora de entender los plazos de desarrollo y con cierta falta de seriedad en lo que se refiere a cumplir con las fechas prometidas de publicación, a los usuarios no nos queda más remedio que resignarnos y tomarnos la situación con el mejor humor posible.

La propia Valve ha hecho referencia a las bromas sobre sus tiempos en más de una ocasión e incluso sus trabajadores llevan con orgullo la chanza, pues forma parte de su política tomarse todo el tiempo que sea necesario para lograr que un producto esté perfectamente acabado antes de ponerlo a la venta. En ese sentido es justo reconocerles en su impuntualidad un grado de profesionalidad que no siempre encontramos en este industria, bien lo sabemos, aunque ese perfeccionismo muchas veces pueda llegar a sacarnos de nuestras casillas. Y eso nos lleva inevitablemente al siguiente pero.

Pero lo de Half-Life 3 ya suena a broma

Hl3

Si hiciéramos una montaña con todos los rumores que se han escrito sobre 'Half-Life 3'... Sin ir más lejos, el último de la colección lo sufrimos esta misma semana, antes de la conferencia de la compañía en la GDC 2015, algo que naturalmente volvió a caer en saco roto (¿alguien tenía dudas de ello?). Las bromas que hay en torno a un título que llevamos esperando demasiado ya son comunes entre los usuarios, pero en ellas se refleja también la frustración de no poder ver cumplido uno de los mayores deseos colectivos de la industria del videojuego. ¿Veremos esta tercera entrega hecha realidad algún día, aunque sea en forma de 'Episode Three'? A estas alturas de la vida es difícil de decir ya, pero yo quiero creer que sí.

Fuera como fuese, debo insistir en que todos estos puntos negativos no son más que pequeñas manchas en un historial fabuloso, el cual debería ser la envidia de gran parte de las compañías del sector, así que jamás me veréis juzgar a una casa que nos ha dado tantas alegrías solo por sus errores. No, Valve no es impecable, pero ya me diréis vosotros quién puede decir que no ha cometido un fallo nunca, aunque fuera con la mejor intención. Eso sí, está claro que de los mejores siempre tenemos que esperar lo mejor, y eso es lo que hacemos con ellos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio