Análisis de Nobody Saves the World: los creadores de Guacamelee nos explotan la cabeza con sus sinergias transformistas
Análisis

Análisis de Nobody Saves the World: los creadores de Guacamelee nos explotan la cabeza con sus sinergias transformistas

Hay ciertos estudios que han sido bendecidos por una varita mágica y todo lo que sacan lo convierten en oro. DrinkBox Studios sigue siendo un privilegiado en este sentido, porque aún no ha sacado ningún juego malo. Y lo que es más importante: todos son originales, muy divertidos, exigentes y con un gran sentido del humor.

Las primeras impresiones con Nobody Saves the World, el nuevo trabajo de este estudio responsable de sendas secuelas de Tales from Space y Guacamelee!, sin olvidar el fantástico dungeon-crawler Severed, habían sido muy prometedoras. Y eso que tan solo habíamos arañado la superficie, rindiéndonos ahora sin remedio a su universo de sinergias transformistas como el primer imprescindible de 2022.

No es el típico RPG, es algo más original y divertido

Nobody Saves the World

En el papel de un Don Nadie, literalmente, iniciaremos una aventura atípica a todas luces por culpa de una varita muy especial... Porque de ser un mindundi pasamos a principiante de mago al transformarnos en distintos seres gracias a dicha varita.

Es el primer punto de genialidad para Nobody Saves the World, al alejarse de la típica fórmula de los juegos de rol de acción. Aquí no hay clases estándar, sino que en su defecto tenemos una serie de animales o criaturas extrañas (y algún humano, eso sí) con habilidades especiales. Y esto, de por sí llamativo, se refuerza con el hecho de que podemos intercambiar "en caliente" entre los personajes que vayamos desbloqueando y de ese modo sacar partido a sus propiedades únicas.

DrinkBox Studios tarda poco en demostrarnos el motivo de esos personajes tan variopintos: cada uno es afín a un elemento opuesto o tipo de ataque en concreto: contundente, cortante, oscuro y luminoso. Dominar esta base es capital para poder avanzar por las mazmorras, al haber enemigos inmunes a todo daño salvo a cierto ataque o elemento hasta que se rompan sus defensas. Y claro, esto propicia que tengamos que alternar entre distintos personajes para solventar ese escollo.

La aventura va mostrando sus capas poco a poco, en cualquier caso. Cuando completamos la primera mazmorra de peso dentro del Gran Castillo se abre buena parte de nuestro mundo, pero con una serie de peligros que aún no podemos afrontar con éxito. Y ya no es que influya lo de romper la defensa, sino que hay enemigos de demasiado nivel a los que no les podemos hacer nada. Una forma sutil de decirnos por dónde deberíamos continuar, pero también de preocuparnos por cumplir todas las tareas de cada personaje que vamos desbloqueando.

Aquí no se consigue experiencia por matar, sino que el hecho de subir de nivel recae en una serie de misiones asociadas a cada personaje, mazmorras o tareas de los habitantes de este universo tan colorido. Todas estas misiones dan experiencia a "Nadie" para que pueda subir de nivel, mientras que el rango de cada personaje cuenta con su propia barra de experiencia. Y lo mejor de todo es que este "farmeo" es bastante más divertido que muchos RPG al descubrirnos de qué es capaz cada personaje, aparte de una serie de sorpresas a las pocas horas...

DrinkBox ya nos lo había mostrado en vídeo a finales del año pasado explicando una sinergia básica entre la Rata y el Caballo en relación a una habilidad pasiva con el veneno. Da igual que haya propiedades únicas en cada personaje, que pueden modificar ciertas ranuras para cambiar sus ataques por los de otros personajes, al igual que aplicar hasta tres habilidades pasivas adicionales.

Todo en Nobody Saves the World va increscendo

Nobody Saves the World

Si ya de por sí sorprende por su enorme variedad de personajes que giran en torno a ese "Nadie" como punto de partida para la historia, nos explota la cabeza cuando descubrimos realmente de qué es capaz con todas esas sinergias. Todo está tan bien medido que asusta. Tan solo tenemos que encontrar qué tipo de combinaciones son las correctas para afrontar mazmorras a priori imposibles.

Desde golpes que producen 9.999 puntos de daño hasta la imposibilidad de recuperar maná rompiendo objetos o golpeando enemigos (el método estándar para cualquier personaje), algunas mazmorras nos estrujarán el cerebro hasta descubrir cómo afrontarlas con garantías. Y aquí desde luego que debemos olvidar cualquier tipo de prejuicio en torno a personajes que puedan parecer en esencia flojos, porque todos tienen sus pros y sus contras. Pero lo mejor es cómo pueden combinar sus ataques o habilidades con el resto, ahí radica su gracia.

¿Que la Babosa dispare flechas envenenadas de la Exploradora? Claro, ¿por qué no? Por poder hasta podemos aprovechar la incubadora del Huevo para curarnos usando al Fantasma y de paso aplicar daño luminoso al resto, pese a que la naturaleza de ese ser sea el elemento oscuro. Casi todo vale en Nobody Saves the World y las combinaciones son prácticamente infinitas si a las propiedades de los personajes les sumamos otro tipo de habilidades extra del siempre útil mercader.

De hecho, al completar la historia y desbloquear el inevitable NJ+ no nos quedará más remedio que aplicar todo lo aprendido y analizar con más mimo todas esas combinaciones hasta dar con las pocas variables correctas para solventar mazmorras de dureza extrema. Y ahí se nos fuerza más si cabe a alternar en caliente de personajes sin crear únicamente uno que sea todoterreno. Porque siempre quedará algún palo sin tocar en relación a una desventaja de la guarida.

Para llegar a ese punto hay un largo camino por delante, de todos modos. Un camino placentero y desafiante en su justa medida que nunca dejará de sorprendernos con el buen hacer de DrinkBox Studios para dibujar mundos que destilan un aroma muy especial que apetece saborear. Y desde luego que como buen RPG que es en el fondo no le faltarán un sinfín de misiones secundarias a cargo de los variopintos habitantes de su mundo. Sí, se nota que es del estudio de Guacamelee! por su gran sentido del humor. Y sí, esbozarás más de una sonrisa.

El primer indie imprescindible de este año 2022

Nobody Saves the World

La simpatía de todos y cada uno de sus personajes, desde el primero al último; ese diseño tan atractivo y reconocible por parte del estudio canadiense; o la acertada y pegadiza banda sonora de Jim Guthrie, no hay nada que desentone en Nobody Saves the World y a nivel personal me alegra que Microsoft haya llegado a un acuerdo con DrinkBox Studios para incluirlo de lanzamiento en Xbox Game Pass para que más gente se anime a probarlo. He visto a más de un colega que ha quedado prendado a su encanto sin tenerlo en el punto de mira. Y no me extraña.

Su gran baza es que realmente no se puede comparar con otros juegos. Capta tu atención desde que te transformas en Rata para salir de un calabozo y ves que no solamente te puedes transformar después en un Guardia o una Exploradora, sino personajes que no esperarías jamás en un RPG, como una sirena de verdad... por muy aterradora que sea en el fondo. Su sistema de progresión es perfecto y motiva a preocuparnos por cada misión hasta conseguir al imponente Dragón.

Ya que por muy RPG que sea en el fondo, se siente completamente diferente. Incluso sus pinceladas de roguelite en relación al diseño aleatorio de las mazmorras nos mantiene en tensión y con alguna que otra sorpresa en su interior.

Por ponerle alguna pega habría que mencionar el modo cooperativo. O más bien la ausencia de partida local, al ser exclusivo online. No tiene mucho sentido sabiendo que en el cooperativo online la cámara es fija para las dos personas, como si estuviesen jugando localmente. Por lo demás, es un modo más divertido si cabe al brindar más posibilidades de cara a las sinergias. Ahora bien, el progreso es exclusivo del anfitrión y no se carga la partida del huesped. Lo bueno es que ayudamos a que avance en las misiones dedicadas a sus personajes.

Puede que abrume al principio cuando se activan las misiones de cierto Gremio y se nos empiezan a llenar las tareas con cada mazmorra y las actividades de otras regiones, multiplicado todo ello por las de los personajes y sus sinergias, pero es una sensación que se disipa casi sin darnos cuenta mientras las ganas por explorar su mundo se van multiplicando exponencialmente por sus personajes.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, no nos queda otra que aplaudir a DrinkBox Studios por hacer de Nobody Saves the World algo tan refrescante y adictivo. A poco que te hayan gustado las anteriores obras del estudio o simpatices con el género de los RPG en su faceta más directa, tienes un imprescindible que no puedes dejar pasar.

Imprescindible

Nobody Saves the World

Nobody Saves the World

Plataformas Xbox Series (versión analizada), Xbox One y Steam
Multijugador Sí, online (dos jugadores)
Desarrollador DrinkBox Studios
Compañía DrinkBox Studios
Lanzamiento 18 de enero de 2022

Lo mejor

  • Las sinergias entre todos sus personajes
  • El atractivo de su mundo y sus secundarios
  • Mazmorras especiales muy desafiantes
  • Banda sonora acertada y pegadiza

Lo peor

  • Que no haya cooperativo en modo local
  • Casi nula variedad de jefes salvo por el último

Temas
Inicio