Publicidad

Harry Potter y la Piedra Filosofal, la magia de descubrir los secretos y peligros del castillo de Hogwarts en PlayStation
Cultura

Harry Potter y la Piedra Filosofal, la magia de descubrir los secretos y peligros del castillo de Hogwarts en PlayStation

Para toda una generación de fans, el videojuego de Harry Potter y la Piedra Filosofal fue como ir más allá del Andén 9 y ¾  de King's Cross. Una especie de carta de acceso al mundo mágico en la que los coleccionables, los minijuegos, los partidos de Quidditch y los duelos de varita redondean la experiencia de perderse por las enormes salas y alrededores del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. El deseo de cualquier potterhead hecho realidad.

El mundo mágico de J. K. Rowling ha despertado un enorme interés y fascinación desde la publicación de la primera novela. Y si bien el éxito de Harry Potter fue anterior a las películas, también es un hecho que el filme dirigido por Chris Columbus disparó la fama del niño que sobrevivió a niveles estratosféricos, convirtiéndose en una de las sagas cinematográficas más relevantes de las pasadas décadas.

Lógicamente, Warner contaba con ello y no perdió la oportunidad de inundar las tiendas de merchandising, artículos temáticos y, por supuesto, videojuegos. Siendo Electronic Arts la encargada (y, a la vez, la responsable) de llevar la millonaria licencia a las diferentes consolas y PCs.

Lo cual, de hecho, no era un mal trato: EA ya era un titán en la industria del entretenimiento digital y sus adaptaciones cinematográficas estaban por encima de la media.

La estrategia de Electronic Arts fue sutilmente diferente a la que tuvo con El Señor de los Anillos: si bien cada juego vino arropado por el estreno de una nueva entrada en la saga cinematográfica de Harry Potter, el despliegue para dar forma al primer juego supuso hacer toda clase de malabarismos.

EA publicó hasta cinco versiones diferentes de Harry Potter y la Piedra Filosofal, cada una elaborada casi a medida de los diferentes sistemas que había tras el cambio de milenio. De entrada, coincidiendo con el estreno de la película homónima se lanzaron cuatro experiencias más o menos distintas a muchos niveles:

Screenshot 2280 Harry Potter y la Piedra Filosofal, la versión para PC
  • Un juego de aventuras en tercera persona para PC elaborado de la mano de KnowWonder que posteriormente sería versionado a Mac.
Screenshot 2282 Harry Potter y la Piedra Filosofal, la versión para GBC
  • Una aventura rolera similar a los JRPGs de corte clásico con combates por turnos (muy en la línea de Pokémon) para Game Boy Color, con la firma de Griptonite Games.
Screenshot 2283 Harry Potter y la Piedra Filosofal, la versión para GBA
  • UN RPG en perspectiva isométrica para Game Boy Advance más enfocada a la acción y la exploración, también desarrollada por Griptonite Games.
Screenshot 2263 Harry Potter y la Piedra Filosofal, la versión para PlayStation
  • Un título de aventuras y minijuegos producido por Argonaut Games (los mismos de Star Fox o Stunt Race FX) para la PlayStation original, con siete amplios entornos de los cuales cuatro podríamos recorrer con enorme libertad.

EA obtuvo la licencia en verano del año 2000, con lo que, a diferencia de su juego basado en El Señor de los Anillos, Las Dos Torres, la mayoría de los contenidos del juego de PlayStation se crearon para la ocasión.

Es decir, quitando los logotipos y algunas referencias, en Argonaut recurrieron a las ilustraciones propias para dar contexto al universo de Harry Potter, la mítica Banda Sonora de John Williams brilló por su ausencia y ni siquiera pudieron contar con los actores de la película.

Hp2 Una de las ilustraciones creadas para los juegos de EA

Sin embargo, los ingleses supieron salir al paso ofreciendo una aventura que, en muchos aspectos, no ocultaba su carácter infantil. Y pese al enorme efecto de retrorotura que producen hoy los modelos de la mayoría de los personajes, en su día lograba transmitir al pequeño jugador (y al no tan exigente) la experiencia de asistir al Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.

Como ya comentamos, posteriormente EA elaboraría una quinta versión para las consolas de sexta generación (PlayStation 2, GameCube y la primera Xbox) mucho más pulida y alineada con lo mostrado en las películas. Desarrollada sin la presión de tener que ir a rebufo del filme, y eso se notaba. ¿Mejor que lo visto en la 32 bits de Sony? Probablemente.

Sin embargo, el encanto que despide el juego de 2001 es realmente especial. Casi atemporal.

La magia de descubrir los secretos del castillo de Hogwarts en PlayStation

Screenshot 2268 El famoso Harry Potter

Siendo justos, la adaptación de Harry Potter y la Piedra Filosofal a la PlayStation original no era ninguna maravilla. En lo técnico y lo visualmente estaba muy por detrás de lo que podía ofrecer la consola que ya nos dejó anonadados con Metal Gear Solid, Gran Turismo 2 o Tekken 3. Y, como comentamos, los acabados de la mayor parte del profesorado eran de traca.

Sin embargo, su propuesta de juego es otro cantar: Albus Dumbledore, el director y máxima autoridad del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, nos daba la bienvenida en la puerta invitándonos -indirectamente- a que hiciéramos lo que nos diera la gana, advirtiéndonos que el colegio esconde muchas sorpresas y que algunas de ellas son realmente peligrosas. Aquello era música para nuestros oídos.

Screenshot 2239 El recibidor de Hogwarts no se parece en nada al de las películas. Y tampoco demasiado al de la versión de PC

El Castillo de la edición de PlayStation no era un mundo abierto, pero ofrecía entorno muy amplio, dividido con mucho acierto en varias zonas, incluidos los alrededores. Siempre colmado de lugares en los que poder investigar a nuestro ritmo.

Si tocabas una estantería determinada encontrabas un pasaje secreto, detrás de algunas puertas y cuadros nos esperaban plataformas flotantes, y en sus jardines podías encontrar laberínticos pasillos con mini juegos o fosos de lava. Incluso debíamos enfrentarnos a peligrosas armaduras armadas con mazas y estrellas del alba ¿Qué colegio mágico no tiene esas cosas?

Screenshot 2273 Aquello no era Dark Souls, desde luego

El sistema de progresión del juego también se amoldaba al propio jugador, y lo hacía de maravilla: los gemelos Fred y George Weasley abrían nuevas zonas a cambio de las grajeas de todos los sabores que se encontraban repartidas por el Castillo, con lo que ni te quedarás estancado ni te enfrentarás a una amenaza sin conocer el hechizo apropiado.

Screenshot 2260 Fred y George Weasley, los buscalíos de Griffindor

De hecho, uno de los atractivos de Harry Potter y la Piedra Filosofal era cómo el propio juego nos invitaba a formar parte del día a día del Castillo a través de sus actividades.

De entrada, sus clases eran mini-juegos que sacaban partido de los icónicos botones del DualShock. Desde conjuros como el clásico Wingardium Leviosa hasta las pociones más rebuscadas siguiendo las indicaciones del rancio de Severus Snape.

Screenshot 2256 Así cualquiera aprueba Defensa contra las Artes Oscuras

Además, se fomentaba la exploración a través de montones de coleccionables y secretos que, tarde o temprano, nos sacaban de la zona de confort. Destacando, cómo no, la colección Cromos de las Ranas de Chocolate.

Screenshot 2247 Podremos hacernos con la coleccion entera sin comprar una sola Rana de Chocolate

Y, como no podía ser de otro modo, el Quidditch estaba presente en el juego: como Buscador para el equipo de Gryffindor, nuestra misión consistía en seguir la Snicht Dorada con nuestra escoba voladora a través de una estela de aros en el aire.

Screenshot 2251 ¡30 puntos para Griffindor!

De manera sutil, pero acertada, el juego se hace cada vez más grande en contenidos y actividades hasta encauzar con la trama principal del libro y la película, de modo que deberemos crear una distracción para un enorme Troll que se ha colado en el colegio y, a partir de ahí, empezar a deshilar un terrible misterio que pondrá en peligro al mismísimo mundo mágico.

Lo cual no quita que se hayan creado desafíos, pruebas y contenidos que expanden un poco más la experiencia y ponen a prueba nuestras habilidades con la varita y a la hora de saltar entre plataformas flotantes. Y en el proceso, sumar constantemente puntos para Griffindor con cada descubrimiento, acierto o logro.

Screenshot 2257 ¡Con lo fácil que era poner unas escaleras!

Pero no toda la acción transcurría en Hogwarts, también había tramos de la aventura que transcurrían en otros lugares de interés del Mundo Mñágico. Incluso se nos desafiaba a atravesar los retorcidos túneles de Gringotts a toda velocidad, una vez pasado el ecuador del juego.

Screenshot 2269 Los túneles de Gringotts, la manera más retorcida de guardar el dinero

En cualquier otra circunstancia, y sin el respaldo de la millonaria licencia, quizás la versión de Harry Potter y la Piedra Filosofal para PlayStation hubiese pasado desapercibida. Pero, pese a sus contras y limitaciones, Argonaut Games acertó de lleno a la hora de ofrecer una experiencia de aventura, puzzles y exploración a un público muy concreto.

A esos primeros lectores de la saga literaria y a los que estaban más maravillados con las primeras películas. Como suma de todo lo anterior, el juego fue un exitazo (junto con el resto de versiones) alcanzando el estatus de Platinum en tiempo récord.

Screenshot 2267 ¿Qué te ha pasado Hagrid?

¿El secreto? dar a los fans de Harry, Ron y Hermione exactamente lo que deseaban: la oportunidad de vivir un curso en el Colegio Hogwarts.

Electronic Arts repitió primero de magia y hechicería, pero Argonaut pasó de curso

Screenshot 2238 Imágen de portada de Harry Potter y la Piedra Filosofal para PS2, GameCube y Xbox

En 2003, dos años después del estreno del filme y el lanzamiento de los videojuegos de la Piedra Filosofal, Electronic Arts encargó a Warthog Games una nueva adaptación del primer curso de Harry Potter para los sistemas de la sexta generación de consolas. Para entonces, el pequeño mago de gafas redondas de Argonaut Games y sus amigos ya había completado su segundo curso.

HP Harry Potter y la Piedra Filosofal en PS2

Como era de esperar, Harry Potter y la Cámara Secreta también llegó a la 32 bits de Sony aumentando la variedad de escenarios y juegos y reteniendo lo mejor y lo peor del juego original. La fantasía de vivir en el mundo mágico a través del DualShock y una presentación muy por debajo de lo visto en PlayStation.

Electronic Arts continuó acompañando cada estreno cinematográfico de la saga Harry Potter con su contrapunto jugable (incluyendo las división en dos entregas de Las Reliquias de la Muerte), yendo en paralelo a la madurez de los acontecimientos de las novelas y las propias películas. Y, al mismo tiempo, sacando cada vez un mejor y más ambicioso partido a cada consola.

De hecho, más allá de las entregas cinematográficas hubo margen para curiosos experimentos, incluyendo una experiencia totalmente centrada en el deporte rey del mundo mágico: Harry Potter: Quidditch World Cup.

Y, lógicamente, en el proceso los juegos de EA se comenzaron a alejar de manera gradual de los lectores más pequeños. Esos que tanto habían conectado con los dos juegos desarrollados por Argonaut Games.

Como ocurrió con El Señor de los Anillos, la entrada de Warner en el desarrollo de juegos y el cumplimiento de la licencia con EA significó la llegada de nuevas iniciativas producidas por nuevos estudios o elaboradas a nivel interno. Y la primera de ellas fue una muy agradable sorpresa para todos los públicos: LEGO Harry Potter.

TT Games estuvo muy acertado al dividir inicialmente la saga cinematográfica en clave de LEGO en dos entregas: los primeros años eran más alegres y entretenidos, mientras que los tres siguientes eran más oscuros, pero no menos fascinantes. Aunque, claro, una vez lanzados ambos tampoco perdió la oportunidad de relanzar la idea a través de un suculento recopilatorio.

En la actualidad, Warner ha creado su propia división de juegos para el Mundo Mágico, desarrollando toda clase de iniciativas para móviles, incluyendo su propio sucedáneo de Pokémon Go con Niantic al frente del proyecto. Experiencias ligeras que han servido de entremés para el primer plato fuerte relacionado con la obra de Rowling desde la saga de Harry Potter.

Presentado oficialmente junto con la propia PS5, Hogwarts Legacy nos invita a redescubrir nuevamente el fascinante Colegio de Magia y Hechicería. No solo volveremos a sus pupitres y jardines, sino que también se nos revelarán nuevos secretos. Y lo mejor es que en esta ocasión no seremos Harry, Ron o la marisabidilla de Hermione, sino que crearemos nuestro propio personaje.

Dicho de otro modo, podremos ser nosotros mismos en el Mundo Mágico.

¿Lo necesario para ser el mejor juego basado en el universo de Harry Potter? Si bien tenemos claro que no necesita un aspecto de vanguardia para calar entre los potterheads, lo mostrado no luce nada mal. Eso sí, la clave de su éxito residirá en cómo logra hacernos creer que estamos asistiendo a Hogwarts. La manera en la que nos ilusiona con sus misterios, pero también con algo tan tonto como ir a clase de Pociones.

Y si lo logra con la misma magia que aquel Harry Potter y la Piedra Filosofal de PlayStation, será un verdadero superventas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios