Publicidad

Todos los juegos de God of War ordenados de peor a mejor
Listas

Todos los juegos de God of War ordenados de peor a mejor

Kratos es mucho más que una de las superestrellas de PlayStation: el fantasma de Esparta se ha convertido por derecho propio en uno de los máximos abanderados del videojuego moderno y, desde el más reciente God of War, de la madurez y la excelencia que es capaz de alcanzar una saga de videojuegos. Lo cual no quita, por otro lado, lo divertido que es pulverizar enemigos arrastrados por la cólera. Especialmente, aquellos que son de proporciones desmedidas.

A fin de cuentas, hablar de la saga estrella del estudio Santa Monica es adentrarnos en una vendetta de proporciones olímpicas (nunca mejor dicho) en la que nuestro papel no se reduce a limpiar cada tramo de sus exóticos escenarios hasta llegar al siguiente jefazo, sino en cómo regodearnos en la sensación de venganza y barbarie hasta colmar su protagonista.

God Of War

Lógicamente, no todas las entregas hayan conseguido transmitir con la misma excelencia esas experiencias. Dicho de otro modo: es incuestionable el impacto que dejó el God of War original en PS2, pero el modo en el que se ha querido replicar esa fórmula en cada nueva entrada principal y las historias paralelas no siempre ha sido in-crescendo. Lo cual no quita que todos los juegos de God of War hayan acabado siendo citas obligadas.

Por ello, como hacemos con las mejores sagas de Nintendo y Microsoft, y porque en VidaExtra nos mojamos, nos hemos lanzado al barro para separar lo bueno de lo mejor ordenando toda la saga God of War de peor a mejor. Siendo, todo sea dicho, una pequeña odisea.

El Dios de la Guerra, partiendo desde lo bueno y en dirección hacia lo mejor

Siempre que nos embarcamos en este tipo de textos nos gusta explicar un poco el proceso realizado. A fin de cuentas, en este tipo sagas se mezclan muchos factores esenciales a tener en cuenta, como la nostalgia, cómo ha aguantado el paso del tiempo o los límites del hardware en el que fue lanzado. Partimos de que el consenso es casi imposible, pero queremos ir más allá de lo simple y lo subjetivo.

El proceso que hemos adoptado se basa en puntuar elementos comunes concretos como el impacto que cada título causó en su día, la repercusión que ha tenido incluso fuera de la saga o lo que han aportado al legado de la serie, entre otros factores. Normalmente, en caso de empate solemos colocar con preferencia los que han sido lanzado antes, aunque en God of War no se ha dado el caso.

Screenshot 652

También hay una serie de matices previos. Por cuestiones de lógica hemos dejado fuera los recopilatorios, colecciones y demás. Además, no hemos hecho distinción entre las versiones remasterizadas y las originales. Tampoco encontrarás cualquier juego en el que Kratos haya aparecido de un modo u otro, sino que nos hemos centrado en los títulos de God of War.

Finalmente, hemos descartado la aventura conversacional lanzada para Facebook con motivo del God of War de 2018. No por el hecho de que no la consideremos un videojuego, lo cual es por derecho propio, sino porque -a efectos prácticos- no deja de ser un breve prólogo interactivo que busca complementar la experiencia al mismo nivel que los avances del mundo nórdico o la novelización.

Atreus

Eso no quiere decir que la lista no sea interesante, todo lo contrario: a continuación verás expandirse una de las mejores y más celebradas sagas de videojuegos, lo cual son palabras mayores, partiendo desde los títulos menos inspirados y llegando, poco a poco, a sus máximos exponentes.

God of War: Betrayal

betrayal

Ambientado entre Ghost of Sparta y God of War II, la única entrega de la saga para dispositivos móviles (hasta la fecha) es también una apuesta por trasladar la acción tridimensional de PS2 a sprites (diminutos) y escenarios pixelados diseñados para atravesarse en scroll lateral.

El resultado final conseguía destacar entre las otras apuestas por la acción desarrolladas en Java para los móviles de la época, pero -lógicamente- nunca jugó en la misma liga que las entregas principales, en las que la épica -de la que carecía Betrayal- resultaba uno de los elementos clave.

God of War: Ascension

  • Fecha de lanzamiento: 2013
  • Sistemas: PS3 (disponible para PS4 y PC en PS Now)
  • Análisis: God of War: Ascension

God of War: Ascension ofrece a los fans de Kratos todo aquello que se puede esperar de un God of War. No decepciona, pero que lo veas aquí posicionado se debe a que se limitó a cumplir, dando cierta sensación de que hacía falta darle un buen empujón a la saga si quería mantenerse en lo alto.

Tres años después, y con las lecciones aprendidas, Santa Monica presentaría al mundo God of War, siendo ese revulsivo que la propia saga necesitaba, dejando más patente todo aquello que no supo aprovechar un Ascension lanzado en un año, por cierto, de transición generacional.

God of War: Chains of Olympus

Ready at Dawn firmó la precuela que la emergente saga de God of War pedía a gritos, llevándonos al periodo de diez años en el que Kratos sirvió a los dioses del Olimpo y, de paso, coronándose como uno de los mejores juegos jamás publicados en PSP junto con Ghost of Sparta

Con el beneplácito de Santa Monica, Chains of Olympus aprovechó con maestría las posibilidades técnicas de la primera portátil de Sony dejando patente que aquella consola de discos UMD y sin tantos botones como un DualShock era capaz de ofrecer experiencias tan brutales como las que se experimentaban en sobremesas.

God of War: Ghost of Sparta

Tras demostrar que Kratos le sentaba como un guante a la PSP, Ready at Dawn Studios retomó el desafío de medirse con Chains of Olympus (su anterior trabajo) y abordar los acontecimientos previos a God of War II, creando un puente argumental para la saga principal y alineando la historia de cara a la recién estrenada tercera entrega.

¿El resultado? No solo se superaron a sí mismos, sino que demostraron que estas entregas para PSP merecían la misma atención por parte de los fans que los lanzamientos de sobremesa. Una oportunidad, por cierto, que Sony no dejó escapar, reeditando los dos God of War de Ready at Dawn en los sistemas posteriores.

God of War

El juego que lo inició todo. Santa Monica desarrolló un título de acción en el que la violencia se imponía a la propia mitología griega. Y pese a que la PS2 estaba bien servida de propuestas de Hack'n Slash, God of War acabó convirtiéndose en un clásico instantáneo y sentando nueva cátedra en el género de la acción.

Las claves: una jugabilidad fluida como la seda en la que los momentos de mayor intensidad se saldaban con QTE, una aventura muy bien hilada y mejor ambientada, la sensación constante de vivir una experiencia épica en cada nuevo capítulo y un protagonista llamado a hacer historia. Algo que consiguió.

God of War III

  • Fecha de lanzamiento: 2010
  • Sistemas: PS3 y PS4 (Remake disponible en PS Now para PS4 y PC)
  • Análisis: God of War III

La tercera entrega de God of War contó con una doble responsabilidad: no solo debía elevar lo visto durante los cuatro títulos anteriores (todos merecidamente aclamados) sino que debería ser una demostración de la potencia de PS3. Dos desafíos que Santa Monica superó con la máxima nota.

En lo argumental God of War III suponía el fin de una era, y en lo jugable el hardware de la nueva PlayStation permitió a Stig Asmussen (su director) y su equipo hacer prácticamente cualquier cosa que se les ocurrió, incluyendo aquello que no pudieron hacer en los sistemas anteriores.

God of War III no solo fue uno de los mejores embajadores de PS3 en su mejor época, siendo galardonado como el mejor juego de acción de su año, sino que su remasterización se convirtió en un título esencial para una PS4 que ya en 2015 pedía a gritos su propio God of War.

God of War II

Solo habían pasado dos años desde el lanzamiento del God of War original, pero su secuela (dirigida por Cory Barlog y el creador de la saga David Jaffe) estaba a otro nivel en cada uno de sus apartados, desde el visual al jugable, regalándonos unos combates alucinantes en un año en el que, por cierto, la PS3 ya estaba en las estanterías de medio mundo.

Ahora bien, lo que le da a God of War II esta posición privilegiada es que no se limitó a pulir todo lo bueno del primer God of War, sino que asentó los cimientos, el tono y la dirección de las entregas posteriores. Es más, hasta el (necesario) renacimiento de la saga en PS4, se mantuvo intacta su esencia en cada nueva aventura de Kratos. 

God of War (2018)

En muchos aspectos, la serie God of War se consideró como uno de los máximos abanderados de los juegos acción. Sin embargo, títulos posteriores como Gears of War, Uncharted o Assassin's Creed comenzaban a ofrecer unos niveles de profundidad y sensaciones a los que no era posible llegar con su fórmula clásica. Había que reinventar la saga. Y había que hacerlo bien.

Santa Monica no se anduvo con sutilezas y que su nuevo proyecto se llamase God of War, a secas, ya era una declaración de intenciones. Aquello era un nuevo inicio para Kratos en todos y cada uno de los aspectos posibles, pero también una oportunidad para que los fans lo redescubriesen y -en el mismo movimiento- encandilar a aquellos que no conocían la saga .

God Of War 1

Bajo el liderazgo de Cory Barlog (uno de los artífices de la celebrada secuela), se deconstruyó y reensambló cada elemento de God of War, se llevó a su protagonista a un entorno totalmente nuevo para enfrentarlo a una mitología distinta y se aprovechó al máximo la tecnología de PS4 hasta llevarla a su límite. Pero, sobre todo, se hizo madurar con maestría a su protagonista.

Kratos no había sido domado por el destino, o la voluntad de los dioses, sino que había formado una pequeña familia y estaba dispuesto a todo por protegerla. God of War ofrece brutalidad, epicidad y cólera, pero también, y en la misma medida, alma y sentimiento. Tanto, como para coronar este nuevo God of War como la mejor entrega de una serie que, por cierto, es historia viva del videojuego.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios