Compartir
Publicidad
HELLGATE: London me ha demostrado que no todos los juegos de 2007 han sabido envejecer bien
RPG

HELLGATE: London me ha demostrado que no todos los juegos de 2007 han sabido envejecer bien

Publicidad
Publicidad

Este viernes se pone a la venta en Steam HELLGATE: London. Sí, el juego de 2007 que supuso a la postre el cierre de Flagship Studios al año siguiente.

Cuando se anunció su vuelta al ruedo a nivel internacional gracias a HanbitSoft por medio del servicio de Valve, me entró morriña y me puse a buscar el juego en físico, ya que lo tenía guardado por alguna estantería. Y lo encontré. Tras instalarlo y alegrarme por su compatibilidad total con Windows 10, comprobé lo poco que lo había jugado en su día. Menos de lo que recordaba.

HELLGATE me cautivó por sus cinemáticas...

141118 Hellgate 01

Sí que tenía el recuerdo de esa expectación generada por HELLGATE: London antes de su salida, principalmente por quiénes estaban involucrados en el proyecto, como Bill Roper y David Brevik, responsables de la saga Diablo.

No fueron pocos los que lo compararon con el clásico de Blizzard, tanto por su universo (nuevamente las puertas del infierno se abrían liberando un montón de monstruos a su paso) como por sus cinemáticas, muy al estilo del gigante californiano y ese toque rolero. Pero eran dos juegos diferentes.

Ya en la propia introducción sorprendía ese toque futurista para las armas (de fuego) y las armaduras, todo dentro de una Londres asesiada por los seres del inframundo hasta el punto de obligar a la humanidad a sobrevivir bajo tierra, en las líneas de metro. Ahí se nos presenta a la niña que acaba siendo la líder de la resistencia, años después, en 2038, con la intención de derrocar al mal saliendo nuevamente a la superficie. Algo que, como vimos después, se podía hacer tanto en primera como en tercera persona, una de sus diferencias frente a Diablo.

Hoy por hoy, eso sí, incluso la versión para Steam, según ha dejado caer HanbitSoft, es una experiencia que sólo se puede jugar en solitario, ya que sus servidores oficiales cerraron en 2009, lo que le resta parte de su atractivo.

Si bien las cinemáticas han aguantado mejor de lo esperado el paso del tiempo, no se puede decir lo propio del juego en acción. En su momento requería un equipo potente, con hasta 2,4 Ghz de procesador en Windows Vista y una tarjeta gráfica de 128 MB con soporte Pixel Shader 2.0, pero ya sabemos lo rápido que ha evolucionado la tecnología en este ámbito, de ahí que ahora se vea muy cutre.

HELLGATE: London abusaba (lógicamente) de interiores ambientados en el metro, con muchos espacios cerrados, pero tampoco lograba mejorar en exteriores, sin tanta libertad de exploración, como se reflejaba claramente en su limitado mapa.

Pero no supo engancharme. Y menos ahora

141118 Hellgate 02

Viendo los juegos que salieron o se presentaron en 2007, como BioShock, Super Mario Galaxy o Portal, queda más claro si cabe lo mal que ha envejecido HELLGATE: London, no solamente en el apartado estético, sino a nivel de mecánicas. Porque en el fondo hoy se asemeja al estilo de los Borderlands.

Su problema es que no tiene carisma, ni para las clases (Guardián, Espadachín, Convocador, Evocador, Tirador e Ingeniero), enmarcados en tres facciones distintas (Templarios, Cabalistas y Cazadores), ni para el progreso de la historia, donde abusa demasiado de las misiones de recadero donde matar un número determinado de enemigos, recoger tantos objetos o eliminar a un rival importante.

No hay nada donde destaque en la actualidad, ni siquiera en la posibilidad de empuñar dos armas a la vez (lo cuál facilita mucho las cosas en modo FPS), puesto que su estilo de juego se ha visto ampliamente superado por otros representantes, como la citada obra de Gearbox Software. Al menos, eso sí, se agradece que los ataques del enemigo se puedan esquivar y que no sean automáticos, como suele imperar en muchos RPG. De ahí su faceta de shooter.

Tampoco es que en su momento lograse una recepción sobresaliente, sino más bien tímidamente notable. Algo comprensible teniendo en cuenta que el propio Bill Roper reconocería más tarde que le faltaba un tiempo de cocción a su obra, al estar verde en algunos campos. Y si tenemos en cuenta de qué ha sido capaz este estudio, con varios de sus miembros formando después Runic Games y creando Torchlight, seguramente habría tenido mejor suerte con más tiempo de desarrollo.

Nada que ver, irónicamente, con su recepción en Corea del Sur, donde estuvo activo durante muchos años. De hecho, es gracias a la citada HanbitSoft de quién resurgirá ahora a nivel internacional y con contenido rescatado de HELLGATE: Tokyo, su expansión. Habrá que ver qué acogida tiene este viernes en Steam.

En Steam | HELLGATE: London

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio