Publicidad

Retroanálisis de The Lost Vikings, una aventura de vikingos con plataformas y puzles que harán que le demos bien al coco
Análisis

Retroanálisis de The Lost Vikings, una aventura de vikingos con plataformas y puzles que harán que le demos bien al coco

Al hablar de Blizzard lo normal es que os vengan a la cabeza franquicias como Warcraft, StarCraft o Diablo. No obstante, no son los únicos títulos que ha llegado a desarrollar en toda su historia, ya que en la década de los 90 nos sorprendió muy gratamente con The Lost Vikings.

Si sois jugadores más actuales es probable que los protagonistas de este juego os resulten familiares al aparecer también en Heroes of the Storm. El motivo de que fueran incluidos en el MOBA de Blizzard, más allá de por ampliar el circulo de héroes, también se debe a que esta serie nos dejó hace casi 30 años con momentos muy memorables.

Un trío de vikingos perdidos por el tiempo

The Lost Vikings

The Lost Vikings nos sitúa en una pacífica aldea vikinga en la que nuestro trío de protagonistas, Erik, Baleog y Olaf, lleva una vida tranquila con sus familias. Por causas del destino, una nave alienígena comandada por el malvado Tomator acaba abduciéndoles y los transporta a una base espacial. A partir de ahí comienza una aventura en la que deberemos buscar la forma de hacer que nuestros personajes regresen a su hogar.

Exactamente se trata de un juego de plataformas y puzles en 2D en el que deberemos buscar la salida en cada una de las decenas de niveles que tendremos por delante. Cada mundo dispondrá de su propia cantidad de fases en los que deberemos dar con una máquina del tiempo que nos transportará a otras lugares totalmente distintos en varias épocas de la historia, como por ejemplo la prehistoria, el Antiguo Egipto y hasta una enorme factoría.

En cada una de las zonas por las que viajaremos, aparte de contar con su propia temática, también aparecerá en ellas sus propios enemigos y, naturalmente los puzles se irán volviendo cada vez más enrevesados. Para superarlos el objetivo será el de ir combinando las habilidades de nuestro grupo de vikingos, ya que cada uno de ellos tendrá unas completamente diferentes a las de los demás. Además, a veces no habrá una única ruta que seguir, lo que nos obligará también a explorar a fondo todos los rincones del escenario.

De hecho, habrá ocasiones en las que en estas pantallas también nos tocará interactuar con elementos del escenario, como bombas por ejemplo, para volar en pedazo algunas puertas en el caso de no encontrar una llave que nos permita seguir adelante. Sin embargo, estos objetos hay que saber administrarlos adecuadamente porque no son ilimitados. Además, nuestros personajes no será invencibles y la muerte de uno solo de ellos no nos permitirá seguir adelante.

Esto se debe a que la única forma de completar los niveles es guiando a los tres protagonistas hasta el punto de salida. Por lo tanto, si uno de ellos acaba siendo eliminado, el juego nos obligará a comenzar la pantalla desde el principio, algo que en los primeros compases de la aventura no molesta tanto, pero cuando ya vas muy avanzado y las fases son relativamente largas y complejas, entonces sí acaba resultando una enorme frustración.

Compaginando las distintas habilidades

The Lost Vikings

La clave del éxito para avanzar en el juego será combinar las habilidades de los tres personajes. Como ya indicamos previamente, cada uno tendrá las suyas:

  • Olaf no será capaz de atacar, pero sí cubrirá a sus compañeros con su escudo, el cual empleará también para planear o para que alguien se suba encima de él.
  • Baleog es el único que sí puede machacar a los enemigos con la ayuda de su espada y su arco. A su vez, este último será indispensable para activar interruptores que estén situados a lo lejos.
  • Erik tal vez sea el más vulnerable, aunque también es el único que puede saltar y coger la suficiente carrerilla para embestir a los enemigos o derribar los muros.

En todo momento solo podremos controlar a un único vikingo al mismo tiempo con la posibilidad de ir alternando entre unos y otros, de ahí que sea de vital importancia procurar que ninguno esté situado en un lugar peligroso mientras no le estemos manejando. El problema es que en el modo multijugador para dos jugadores la cámara también se centra en uno solo y eso complica las cosas más todavía a la hora de ponerse de acuerdo con las tareas a realizar.

Lo que sí hay que resaltar también es el sentido del humor que desprenderán los diálogos de los personajes al terminar cada nivel, con unas conversaciones hilarantes con las que no podremos evitar soltar alguna carcajada. Todo ello localizado al castellano para que así haga más gracia todavía y con unos gráficos la mar de simpáticos que le quedan que ni pintado a esta estupenda obra de Blizzard.

¿Ha aguantado bien el paso del tiempo?

, porque The Lost Vikings continúa siendo un juego muy entretenido al que no lamentaréis darle una oportunidad. La aventura presume de una duración aceptable para su época y que incluso hoy en día puede suponer un reto, tanto para las manos como para la mente. Desde luego no estaría nada mal que Blizzard se volviese a acordar de estos vikingos que piden a gritos una tercera parte (la segunda se lanzó también en los 90).

The Lost Vikings

The Lost Vikings

Plataformas GBA, Mega Drive, SNES (versión analizada)
Multijugador
Desarrollador Blizzard Entertainment
Compañía Interplay Entertainment
Lanzamiento 1992

Lo mejor

  • Una amplia variedad de niveles y muy desafiantes.
  • Una interesante propuesta por la combinación de las habilidades.
  • El sentido del humor en los diálogos de los personajes.

Lo peor

  • Tener que empezar un nivel entero si muere un personaje.
  • La cámara se centra en un único personaje, incluso en el multijugador.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios