Compartir
Publicidad
Overwatch: pasado, presente y futuro del shooter de Blizzard
FPS

Overwatch: pasado, presente y futuro del shooter de Blizzard

Publicidad
Publicidad

Tal día como hoy, Overwatch llegó a consolas y PC. No solo era el primer shooter de Blizzard, también supuso su primera nueva licencia  en 17 años. Y pese a que -en lo jugable- no inventó la pólvora entre los FPS, es incuestionable que generó uno de los mayores impactos de la actual generación: más allá de ser múltiples veces reconocido como el GOTY de 2016, Tracer, D.Va y compañía son verdaderos iconos más allá de su propio videojuego.

¿Las claves? Partiendo de un extraordinario talento para crear y dar contexto a personajes que irradian carisma, Overwatch ofrece una experiencia competitiva sólida y un matiz no tan explotado entre los shooters: que los vínculos que los jugadores creasen entre sí tuvieran repercusión en la partida. Un equipo equilibrado y que se adapte rápidamente a los objetivos es prácticamente imparable.

Tres años después, Overwatch sigue teniendo una presencia en consolas, escritorios y la escena competitiva que ya quisieran otros shooters. Y pese a que el crecimiento de jugadores no se puede comparar al de sus inicios, Blizzard ha demostrado con creces que su éxito no se debe a una moda, sino al empeño constante por innovar e inspirar a sus fans. 

Sin embargo, los orígenes de este hero shooter fueron muy distintos. Antes de que Jeff Kaplan, director y rostro más reconocible del equipo de desarrollo, presentase el proyecto oficialmente en la Blizzcon de 2014,  Blizzard tuvo que tirar por tierra el que fue su mayor proyecto jamás terminado. Uno cuya ambición iba a la par que su propio título: Titan.

De Titan a Overwatch (y Talon) 

Estamos en 2007. World of Warcraft lleva tres años siendo el máximo referente en cuestión de MMORPGs y la compañía californiana empieza a reunir ideas en torno a cómo debe ser próximo gran proyecto. El punto de partida: se trataría de una nueva licencia. Algo muy conveniente ya que entonces Blizzard solo contaba con tres grandes sagas en activo: Warcraft, Starcraft y Diablo.

Bajo el nombre de Titan se empezó a dar vida a un ambicioso mundo de ciencia ficción. Se cuenta que se trataba de un multijugador online de carácter masivo con énfasis en las clases, de modo que además de poder desarrollar una aventura con tintes roleros y futuristas, existía una puerta hacia la experiencia de PvP (jugador contra jugador) que serviría como uno de los dos máximos embajadores del título.

Siete años después, y tras una ingente inversión de recursos, personal y tiempo, Blizzard considera replantear totalmente el futuro del proyecto. Cada vez se barajaba más la posibilidad de que todo ese trabajo habría acabado en un disco duro o un archivador de manera indefinida, y parte de los creativos y desarrolladores ya estaba siendo dirigidos como refuerzo a otros proyectos. Se temía lo peor.

Jeffrey Kaplan

Ante esa situación, Jeff Kaplan decidió ir a todo o nada: con un equipo de 40 personas y un margen de apenas seis semanas, replanteó elementos esenciales de Titan y reaprovechó varios de sus assets. El lore elaborado para Titan serviría de inspiración para un proyecto distinto, muy diferente a lo que Blizzard había hecho hasta entonces: un shooter llamado Overwatch.

El universo de Overwatch nos presenta una visión futurista de la Tierra, dónde héroes y villanos transforman la sociedad con sus actos tras un periodo clave de la historia: una rebelión liderada por las máquinas llamada la crisis Ómnica

Se podría decir que existen diferentes facciones, clanes, corporaciones e intereses dentro del universo de Overwatch, pero los dos grandes bloques sobre los que gira su lore están bastante establecidos: 

Ov
  • Los agentes de Overwatch son una organización amparada por un sentimiento de justicia que, con el paso de los años y tras reveses políticos, han pasado a ser héroes clandestinos.
B9be7e14004e9f6366a7aa10a91982d4
  • Talon sería el reverso y contrapunto de Overwatch: un operativo en las sombras cuyas redes abarcan el mundo entero y están al servicio de los propios intereses de sus miembros de mayor grado. Sus objetivos son variados, mantener una influencia gubernamental, beneficiarse de los estragos de la guerra o una visión nítida de lo que cómo debe ser el futuro de la humanidad.  

Eso sí, si algo distingue a Overwatch es en la diversidad. Sus personajes son aventureros, científicos, bandidos, médicos, estrellas mediáticas y experimentos genéticos convenientemente armados. Todos con un trasfondo único. Todos con un estilo de juego distintivo. 

Overwatch es una experiencia accesible y satisfactoria que aporta algo a todo el que lo juega

Porque shooters hay una barbaridad, pero Overwatch consiguió algo que parecía imposible: dar una experiencia accesible y satisfactoria, con algo que ofrecer algo a todo el que lo juega, dejando la violencia que ha estado asociada al género a un lado (sin omitirla) para centrarse por completo en otro aspecto: el trabajo en equipo.

Creemos en la posibilidad de ofrecer un shooter que no se muestre cínico, que no de la sensación de ser cruel y que mucho menos te haga sentir "sucio". Hemos querido construir uno que promueva el trabajo en equipo y las relaciones y que nos permita pasarlo bien con nuestros amigos y no ser asesinado por un cuchillo lanzado a mitad del mapa nada más aparecer en escena.

Un conjunto de ideas ambiciosas que serían aprobadas en 2013 y presentadas al mundo un año después, envueltas en el exquisito y distintivo toque artístico de Blizzard. ¿El resultado? Titan había caído, pero Overwatch ya era un éxito antes de su lanzamiento, convenciendo rotundamente a todo el que probaba su beta. Pero fue a partir del 24 de mayo de 2016 cuando comenzó el fenómeno. 

Un impacto de ensueño: de novedad a una de las licencias clave de Activision-Blizzard

La acogida de Overwatch fue extremadamente cálida. Los héroes y villanos habían encandilado a jugadores curtidos en los shooters y a aquellos que no estaban muy acostumbrados a jugar online. Y no solo eso, conseguía que ambos se integrarán en la misma partida, con diferentes roles y el mismo propósito: el éxito de su equipo.

Roadhog Screenshot 003

Los personajes estaban diseñados para calar entre los fans, incluso entre aquellos que no jugaran a Overwatch, y Blizzard les daba cada vez más peso midiendo los tiempos con los que se descubre cada trocito de la gran historia que los ata a todos con maestría. A veces con un nuevo aspecto, otras con un grafitti que despertaba la curiosidad sobre su pasado, y -muy de vez en cuando- con un cortometraje animado o un nuevo cómic. 

Sin embargo, lo que convirtió a Overwatch en un fenómeno es el modo en el que Jeff Kaplan y su equipo se volcaron con el post-lanzamiento: todos los mapas, héroes y modos futuros estarán disponibles para todos los jugadores. Sin más. Eso, unido a una transparencia jamás vista a la hora de abordar la actualizaciones y cambios, fue lo que marcó la diferencia.

Entonces surge la gran pregunta: ¿cómo monetiza Blizzard que se continúe el desarrollo del proyecto? Por un lado, a través de las cajas de botín. En Overwatch es posible ganar cajas con contenidos estéticos, como aspectos, frases, gestos o iconos de jugador, pero también puedes adquirirlas a través de dinero real. Afortunadamente, el sistema de progresión del juego es bastante benévolo.

Cf3bk5ce7fxgcbrnravcfy

Por otro lado, licenciado la marca. Y lo ha hecho de maravilla: Overwatch y sus personajes tienen un tirón mediático enorme, con lo que sus artículos suelen ser más que un capricho. Y hay de todo y para todas las edades: sets de LEGO, pistolas Nerf, versiones de Monopoly, Figuras articuladas, Funkos. ¿De ropa y complementos? Lo que quieras: desde la chaqueta de Tracer hasta los auriculares de D.Va. 

Mención aparte a una iniciativa benéfica que resultó un éxito: hace un año Overwatch puso a la venta un aspecto muy especial para el personaje de Mercy, especializada en curar a sus aliados, con el propósito de donar el 100% de lo recaudado a la lucha contra el Cáncer. Una iniciativa que se tradujo en 12,7 millones de dólares para una noble causa.

Eso sí, sin desmerecer todo lo anterior, el tercer paso de gigante llegaría con su matiz competitivo. Blizzard introdujo un despliegue de cara a los eSports sin precedentes.

Revolucionando los eSports: llega la Overwatch League

Blizzard ya contaba con una experiencia y presencia imponente en los deportes electrónicos. StarCraft o el juego de cartas digitales Hearthstone son algunos de los máximos impulsores dentro del espectáculo en torno al ocio electrónico. Pero el anuncio la Overwatch League fue una declaración de intenciones: convertir los eSports en una salida profesional.

En noviembre de 2016 Blizzard anuncia sus primeros planes de cara al circuito de juego profesional de Overwatch, e iría muy en consonancia con el resto de disciplinas deportivas tradicionales. Más allá de ofrecer un plan basado en equipos, patrocinadores y temporadas supervisado de manera directa por la Overwatch League, establecía unas condiciones muy concretas para sus jugadores. 

Entre ellas, que su salario sea de 50.000 dólares anuales como mínimo.

La Overwatch League no solo representa la cima de la competición de Overwatch, sino también una verdadera oportunidad de hacer carrera para los jugadores de Overwatch más habilidosos. Estamos creando una liga que sea accesible para los fans y los jugadores y sostenible y emocionante para todos los participantes

Sin embargo, la clave de esta visión se basa en un modelo sostenible para todos: Blizzard, los patrocinadores y, por supuesto, los equipos. 

Y para ello había que solventar unas barreras invisibles: facilitar el acceso a todo el mundo a estas competiciones y hacer que los jugadores se interesen por las estrellas  que se dejaban los dedos en cada competición. Y lo cierto es que no estuvieron faltos de ideas.

  • Por un lado, se ofreció una completísima app  para móviles desde la que poder hacer un seguimiento a la Overwatch League y sus equipos.
  • Por otro permitiendo por primera vez que los jugadores puedan comprar aspectos para sus personajes favoritos basados en los uniformes y colores distintivos de los participantes. Dos matrices: el primer aspecto es gratuito y la mayor parte de lo recaudado va a los equipos.
  • Por último, los equipos distribuirán al menos el 50% de sus ganancias adicionales (dinero conseguido al ganar eliminatorias y otros eventos de la liga, por ejemplo) directamente entre sus jugadores.

Los eSports son una parte esencial dentro de la experiencia de Overwatch. Al punto en el que tienen un peso especial a la hora de introducir ajustes y novedades (como el sistema de repeticiones recién implementado) o el modo en el que se tienen en cuenta los futuros personajes y contenidos. Porque a este shooter le queda mucha cuerda por delante.

¿Qué podemos esperar de Overwatch en el futuro?

Durante el corto de presentación de Ashe, los orígenes de Baptiste y las trifulcas de Tormenta inminente y Ajuste de cuentas se introdujeron nuevos personajes y eventos que dejan pistas sobre lo que podemos esperar de cara a los acontecimientos que rodean a los agentes de Overwatch. Sobre todo cuando Blizzard está arrojando cada vez más luz sobre las intenciones de la cúpula de Talon.

Lo que te podemos asegurar es que Blizzard irá recuperando sus tradicionales eventos de temporada (Lúciobol, La venganza de Junkenstein: Noche eterna, Operación: Bola de nieve...) mientras añade nuevos aspectos y contenidos a unos protagonistas que han cuajado de maravilla, y presenta a nuevos héroes y villanos que amenazan con ser tu nuevo personaje favorito.

Ashe Screenshot 002

Está claro que el éxito de  Fortnite ha pasado factura al crecimiento de Overwatch, el cual ha visto muy estabilizadas sus cifras. Y el cómo se están regulando las cajas de botín puede derovar en que Blizzard acabe dándole un giro a su modelo de monetización más allá de la venta directa de las copias. Afortunadamente, sus alianzas con Hasbro, Kellogg's o  Razer (entre otros) siguen siendo sólidas.

Y mientras tanto, los fans seguimos acumulando merchandising al tiempo que prevalece ese sueño de una adaptación animada para la pequeña o gran pantalla. Una que mantenga la impecable calidad mostrada durante las cinemáticas y los cortos de CGI. Un sueño que también es compartido por la división de animación de Blizzard.

Lo que sí es cierto es que a Jeff Kaplan le quedan muchas cartas por poner sobre la mesa. En noviembre del año pasado afirmaba que su equipo estaba trabajando en seis nuevos héroes (nada menos) al tiempo que trazaba la hoja de contenidos para los próximos años. Y el hecho de que PS5 y la próxima Xbox sean retrocompatibles ( y puedan jugarse con las consolas actuales)  nos hacen ser todavía más optimistas con lo que está por venir. 

Desde luego, con esa perspectivas de futuro da gusto cumplir años. ¿Lo mejor? Durante los días de este tercer aniversario, todo el mundo está invitado echar una partida con Tracer y compañía.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio