Compartir
Publicidad
Death Stranding: esto es lo que pensamos los editores de VidaExtra sobre el nuevo tráiler del juego de Hideo Kojima
VidaExtra

Death Stranding: esto es lo que pensamos los editores de VidaExtra sobre el nuevo tráiler del juego de Hideo Kojima

Publicidad
Publicidad

Lo primero que pensé al ver el nuevo tráiler de Death Stranding es “Kojima cumple”. El bueno de Hideo es bien conocido por su excesivo gusto por lo críptico y lo raro, por crear intriga, por generar incógnitas de forma sucesiva, y quizás por ello ha sido tildado en más de una ocasión de troll, pero ay el tráiler que se ha sacado de la manga. Ay.

Quiero decir, esto en manos de cualquier otro podría haberse quedado en un tráiler de dos o tres minutos. Pero Kojima llega, crea expectación un par de días antes, se monta una auténtica locura en Twitch que, a medida que iban pasando las horas, mostraba cada vez un poquito más del tráiler (en mi cabeza lo que hizo fue un homenaje a PT, donde repetía una y otra vez lo mismo pero con pequeños cambios que iban llegando de forma paulatina), y finalmente nos suelta una salvajada de más de ocho minutos. Dedicado, ni que sea de forma involuntaria, a todos los que dicen que Kojima no trabaja.

Más de ocho minutazos de auténtica locura que él mismo ha montado, porque tiene tiempo para el juego y para hacer tráilers con los que más de un director de cine soñaría, donde además deja caer la maldita fecha de lanzamiento. Para este año. Pero no, Kojima no trabaja, claro, él y su equipo han creado un juego de la nada en cuatro años sin dar palo al agua. Un juego lleno de estrellas del cine y la televisión. Incluso se ha permitido el lujo de dirigir el doblaje en japonés. Un juego que, por lo poco que hemos visto y conocemos, parece tener muchas ganas de plantear cosas nuevas tanto en lo jugable como, sobre todo, en lo narrativo.

Que no, que no he entendido casi nada de lo visto en este tráiler como no entendí casi nada del primero. Que sí, que voy uniendo algunos puntos con lo visto y lo leído, pero prefiero quedarme con esa agradable sensación de misterio. No sé para qué querría saber ahora mismo de qué va Death Stranding y perder así la oportunidad de descubrir con el mando en las manos el significado de cada una de las chifladuras presentadas y el papel de cada uno de los personajes.

¿Es que no os gustó Perdidos? ¿Acaso nadie recuerda cómo empezaba el primer capítulo de la segunda temporada? ¿Cómo mantuvo la serie el misterio y fue capaz de generar incógnitas en vez de respuestas durante años? A mí sí. Y me gusta que Kojima siga con sus kojimadas. ¿Quién si no iba a tenernos como nos tiene él hoy?

Jarkendia

No creo ser el primer sorprendido ante la fecha de lanzamiento de Death Stranding, porque me olía a que había que esperar uno o dos años más por este titánico trabajo de Hideo Kojima y su nuevo estudio. Sin embargo, ahí está: saldrá el 8 de noviembre, siendo uno de los últimos bombazos.

En cuanto a su nuevo tráiler, lo esperado conociendo la mente de este nipón apasionado hasta el extremo por los detalles y por el mundo del cine. Es, ante todo, un videojuego con identidad propiaque seguimos sin saber muy bien cómo encajar, porque no hay nada parecido remotamente, por mucho que pueda evocarnos a otros videojuegos, películas o incluso series (hola, Stranger Things) en momentos puntuales. Es de un Kojima al 100%.

Son demasiadas preguntas y una relación con la muerte donde crearemos "puentes" y "puntos de unión" a lo largo de una sociedad fragmentada

Me sigue llamando poderosamente la atención su universo, donde quedan muchas incógnitas por desvelar. Y también esos elementos tan icónicos que ha implementado, como el peculiar equipo de Sam (encarnado por el actor Norman Reedus) junto con el enigmático bebé al que no dejamos de atender.

Son demasiadas preguntas y una relación con la muerte donde crearemos "puentes" y "puntos de unión" a lo largo de una sociedad fragmentada que, a tenor de lo visto en los vídeos, nos dejará más de un momento con el culo torcido. Es también algo bueno de los videojuegos y de otras artes, el hecho de que cualquier cosa es posible siempre y cuando se pueda imaginar. Y ante un sujeto como Kojima, que dejó para la historia el duelo contra Psycho Mantis, seguro que nos volverá a marcar de por vida con Death Stranding.

Que sobreviva al hype y que su aspecto jugable o de misiones en su mundo abierto mantenga el interés durante toda la partida, ya es otra historia... El caso es que nos morimos de ganas por saber qué se sentirá al jugarlo.

Diego Pazos

Es fácil llevarse las opiniones al terreno de lo personal, y por ello a veces me molesta la desconfianza que parece generar la obra de Hideo Kojima, da igual lo que presente. Sucedió ayer con este nuevo tráiler de Death Stranding, quizás el más completo que hemos visto hasta ahora, que al poco de subirse fue tachado por mucha gente de "fumada", "humo" o la palabra más incomprensible de todas: "genérico". 

Resulta fascinante constatar lo que Kojima Productions ha conseguido en tan poco tiempo y desde cero

Es entonces cuando recuerdo por qué me gusta tanto a mí: porque nunca deja indiferente. A nadie. Y, por lo visto hasta ahora, no tiene pinta de que su nuevo juego vaya a pasar desapercibido o a ser un lanzamiento más perdido en un mar de nuevos títulos, nos guste después o no.

Resulta fascinante constatar lo que Kojima Productions ha conseguido en tan poco tiempo y desde cero. Bromeaba ayer con el parecido entre el movimiento de Sam, nuestro protagonista, y muchas de las mecánicas vistas en Metal Gear Solid V (uno de los juegos que mejor se controlan de todos los tiempos). Pensar que eso se ha logrado con un motor radicalmente distinto, y que el resultado planta cara a cualquier otro AAA sin despeinarse es un hito que no debería de ser obviado.

En cuanto a lo opaco de su historia, honestamente, no me preocupa. En un mundo en el que los tráileres tienen que venir mascaditos y ser digeribles para atraer a un público mayor Kojima habla de conectar al mundo mientras en pantalla se ven soldados cadavéricos, bebés en frascos y personajes con máscaras estrafalarias. Ese es su valor, en realidad: hacer lo que quiere porque cree en ello más que nadie, y ser capaz de arrastrarnos a todos con esa o cualquier otra premisa. 

¿Será Death Stranding el mejor juego de todos los tiempos? No lo sé. Y no me importa. Solo sé que me muero de ganas de comprobarlo.

Death Stranding

Frankie MB

Llamarse Hideo Kojima es un arma de doble filo cuando empiezas desde cero. Si bien es cierto que el creador de Metal Gear ha estado muy bien arropado en cuestión de recursos y amistades (incluyendo un apoyo ciego por parte de Sony) las expectativas generadas en torno a su primer juego sin ningún tipo de ataduras creativas han sido enormes. Muy por encima de la mayoría de los proyectos lanzados este año. Y lo cierto es que ha cumplido con lo esperado: Death Strandig es una “kojimada”. Una enorme.

Los primeros trailers del proyecto que -por fin- lo asociarían a Norman Reedus y Guillermo del Toro nos hicieron entrar en su juego. No había manera humana de interpretar la dirección de sus cinemáticas y cómo lo mostrado se traduciría a una experiencia jugable.  Su carta de presentación casi parecía una performance. En junio de 2016 Kojima se regodeaba con la ambigüedad generada. Se sentía cómodo trolleando a los medios. Ahora, a meses de su lanzamiento, toca jugar menos al despiste.

Death Stranding

Me refería a que Death Strandig es una “kojimada” por muchos motivos. Por ofrecer un juego que dar una presencia y personalidad abrumadora a mecánicas que a priori podrían parecer familiares (explorar con libertad grandes entornos, elementos de supervivencia y sigilo, combates) a través de una sesuda trama argumental que converge tintes políticos, decisiones morales y esa sensación de que somos el último recurso del mundo libre. A fin de cuentas, Kojima ya nos adelanta que el 70% de su cuerpo está hecho de películas hollywoodienses.

Pero, sobre todo, es una “kojimada” porque, como en sus obras anteriores, uno tiene la impresión de que es solo la punta del iceberg de un concepto mayor, mucho mayor, y vestido de gala a través de una estética que no tardamos en asociar al genio japonés. En el que la tecnología de vanguardia y las referencias a películas como Apocalypse Now se cruzan con colaboradores de lujo y un apartado visual que busca llevar al límite la capacidad de las consolas de la actual generación.

Pero, sobre todo, porque a seis meses de su lanzamiento y con la sensación de que todavía tenemos mucho por ver, Kojima le ha ganado la partida moral a Konami: en una industria del entretenimiento cada vez más limitada por complacer a los accionistas, las ventas y las reacciones de los espectadores y jugadores, el genio nipón quiere volver a imponer algo que cada vez está más en desuso: la denominación de autor. Que quien firme la portada importe. A partir de aquí, basta con cumplir con las expectativas. 

Sergio Cejas

Lo primero en lo que me fijé al ver el último tráiler de Death Stranding fue en su duración y pensé "en ocho minutos dará tiempo de sobra a responder a tantas y tantísimas preguntas que nos hemos formulado durante este tiempo". Iluso de mí por creer eso y no tener en cuenta que estamos hablando de un videojuego que no ha hecho otra cosa que explotarnos la cabeza una y otra vez durante los últimos años.

Lo de ayer no fue una excepción, aunque también hay que reconocer que sí nos dejó entrever algún que otro detalle de su trama y nos permitió imaginarnos de qué puede ir todo esto. Aun así, tampoco es que el tráiler se haya adentrado en profundidad en este aspecto y estamos a pocos meses de su lanzamiento. Si Sony no acudirá al E3, ¿cuándo volveremos a tener noticias del juego? Porque sería raro esperar nueva información a corto plazo.

Puede que acabe siendo uno de los bombazos del año o un título al que la gigantesca expectación que está generando le acabe pasando factura

También se puede dar el caso de que Kojima lance el juego dejándonos con mil preguntas con la intención de invitarnos a jugar si queremos descubrir las respuestas, porque perfectamente es capaz de algo así. O igual puede ocurrir que lleguemos a jugar y nos quedemos igual que ahora. De todos modos, una parte de mí está deseando picar y adentrarse en este aparentemente mundo postapocalíptico, porque la pintaza que tiene es enorme.

Con el tráiler ya podemos tener más idea de quiénes serán los protagonistas, los villanos y sobre todo hemos podido ver por fin momentos de gameplay. Esto último me ha dado la impresión de que se va a tratar de un juego centrado más en la exploración y la narrativa que en la acción, dejándola como último recurso o solo para los momentos que sean de extrema necesidad, pero también me ha hecho pensar que seguramente no hemos llegado a ver ni una décima parte de todo lo que nos encontraremos en la versión final.

En definitiva, todo esto es hablar por hablar porque a tan solo unos meses de su lanzamiento seguimos sin tener claro qué es Death Stranding. Puede que acabe siendo uno de los bombazos del año o un título al que la gigantesca expectación que está generando le acabe pasando factura. Sea como fuere, quiero que llegue noviembre y saber de una vez por qué ese bebe es tan importante, de dónde salen esos bichos de lodo y cuáles son realmente los planes tanto de los protagonistas como de los villanos.

Death Stranding Un paseo por el campo

R. Márquez

Que no he entendido nada del tráiler de Death  Stranding lo saben hasta en la cuenca del Congo. Que me lo voy a fumar a gustísimo, también. Soy de los que creen que, pese a haber sido un coito interrumpido, lo presentado en Metal Gear Solid V es una de las mejores experiencias que he tenido con un mando en las manos, así que tener la oportunidad de ver a Kojima completamente desatado, tanto para lo bueno como para lo malo, es algo que me llama muchísimo la atención.

Que el sigilo quede en un segundo plano para que prime en la exploración es, probablemente, lo más apetecible de un juego que parece querer ser un paseo por el campo. Siempre he sido de los de encabezonarse con llegar del punto A al punto B en una línea recta, y poder hacerlo  escalando y viendo paisajes de ensueño es algo que me flipa.

El  aplauso es inevitable para un juego que, tenga el presupuesto y número  de empleados que tenga, ha tenido un desarrollo de apenas tres o cuatro años y va a salir en 2019. Me parece un logro tremendo teniendo en cuenta el nivel de perfeccionismo de su director. Lo visto da para  entender que no ha habido ni un ápice de medida en su desarrollo, y vislumbrándose también que queda mucho por ver y conocer, francamente no puedo esperar a echarle las manos encima. 

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio