Lo mejor y lo peor de la Gamescom 2022 según los editores de VidaExtra
Eventos

Lo mejor y lo peor de la Gamescom 2022 según los editores de VidaExtra

La gran feria alemana del videojuego cumplió con lo que se esperaba de ella.  A lo largo de la Gamescom 2022 se han puesto las cartas boca arriba con respecto a lo que queda de año y, en el proceso, también algunas de las más interesantes del todavía más prometedor 2023. De superproducciones del calibre de The Callisto Protocol a Hogwarts Legacy pasando por The Last Case of Benedict Fox o el esperado regreso de Monkey Island y System Shock. Hasta PlayStation presentó por sorpresa un nuevo modelo de DualSense.

No todas las semanas tienes la oportunidad de condensar en un mismo evento más de doscientos anuncios, avances, sorpresas y hasta la resurrección de sagas y secuelas que no han caído en el olvido. En el caso concreto de Dead Island 2, además, hasta tuvimos la oportunidad de jugar en primicia. Definitivamente, la Gamescom 2022 ha sido todo un viaje. ¡Y menudo viaje!

Los grandes eventos del verano continúan a mediados de septiembre con el Tokyo Game Show, pero antes de fijar la vista en el siempre fascinante Japón toca poner procesar la Gamescom 2022  y, continuando con nuestra tradición en VidaExtra, poner en común y en un mismo sitio nuestras impresiones. Tanto lo bueno y lo que más nos ha gustado como aquello que nos ha decepcionado o, simplemente, no nos ha terminado de convencer.

La Gamescom ha sido toda una experiencia que hemos vivido juntos, lectores y editores, y ha llegado el momento de valorarla en propiedad. Primero nos mojaremos nosotros, quienes te escribimos cada día. Luego, y solo un poquito más abajo, te invitamos a que te unas a la conversación. Como verás, todos tenemos una opinión. Y la tuya nos importa.

"Gamescom 2022 es otra prueba más de que esta industria prefiere cantidad sobre calidad": la opinión de Alberto Martín

Se acabó Gamescom 2022. Otro evento de videojuegos para no recordar ni por casualidad. Otros 4 días delante de la pantalla viendo unas pocas novedades entre una cantidad ingente de contenido refrito: anuncios ya anunciados, vídeos ya subidos/mostrados y entrevistas que no desvelan nada interesante.

Gamescom 2022 es otra prueba más de que esta industria prefiere cantidad sobre calidad. Es algo muy evidente cuando repasas mentalmente los últimos días y te das cuenta de que ni has disfrutado como usuario ni como profesional. Se podría haber resuelto en una conferencia. Estoy convencido.

Y como no me gusta dejar la balanza desequilibrada, voy a terminar comentando los videojuegos que más me ha emocionado ver:

Sin lugar a dudas, Lies of P y High on Life son los juegos mostrados en Gamescom 2022 que cuentan con todo el amor de mi corazón.

"Ha habido otras ediciones de la Gamescom mucho mejores": la opinión de Sergio Cejas (Beld)

Cuando se acerca una feria de videojuegos no puedo evitar sentirme emocionado y con ganas de descubrir qué sorpresas tienen preparadas las compañías. Lo cierto es que no sé por qué me causa esa sensación porque con el paso de los años me he llevado más decepciones que alegrías, con algunas conferencias soporíferas o que perfectamente si se las hubiesen ahorrado no habría pasado absolutamente nada.

Eso mismo es lo que ha sucedido con la Gamescom 2022. Cada uno de los cuatro días que ha durado ha tenido lugar una conferencia diferente y la única que se ha salvado ha sido el Opening Night Live, porque en las demás, quitando algún anuncio muy puntual, no se ha podido rascar nada por lo que haya merecido la pena pasarnos varias horas delante de la pantalla, especialmente en la de Microsoft.

No tengo claro si de debe a la cantidad de retrasos que se han producido para el año que viene o porque las compañías se están reservando sus mayores bombazos para otra ocasión, pero ha habido otras ediciones de la Gamescom mucho mejores que esta última. Sin duda, visto lo visto, a nadie le habría resultado extraño si se hubiese quedado en un solo día.

Con respecto a los juegos que se han mostrado, hay varios que han captado mi atención por completo. Tengo ganas de meterme de lleno en el MMORPG de Dune, ver en más profundidad The Lords of the Fallen, partirme la cara con multitud de enemigos robóticos en Lies of P y sobre todo tengo mucha curiosidad por comprobar si la propuesta de A Little to the Left es tan buena como aparenta.

Además de todo esto, me ha alegrado mucho ver que Dead Island 2 está más vivo que nunca y su desarrollo está cada vez más cerca de finalizar después de casi una década desde que fue anunciado. Y por supuesto he fijado en el calendario la fecha de Return to Monkey Island, ya no solo por ser una de mis sagas favoritas, sino también porque cae en mi cumpleaños, así que doble alegría.

"¿Dónde estaban Kratos, Pikachu y Bayonetta cuando más se les necesitaba?": la opinión de Frankie MB

Lechuck

Cuando los grandes temas del mundo del videojuego, como la repentina subida de precio de PS5, han ocurrido fuera y sin relación alguna con la Gamescom 2022 da para pensar en el impacto real que ésta nos deja. Lo tuvo fácil para ser la mayor feria de los videojuegos del año, pero nos encontramos con que el llamado no-E3 acabó siendo bastante más jugoso. Con sus propias ausencias, pero más redondo en lo que se refiere a los anuncios y contenidos.

Las grandes ferias de los videojuegos son mucho más que los eventos programados y espectáculos, y la Gamescom no es la excepción. Los asistentes pudieron probar los próximos juegos en primicia, asistir al conciertazo de Metal: Hellsinger y, en caso de tener un juego o proyecto entre manos, estrechar lazos con editoras y grandes compañías en los espacios dedicados a ello. Además, se habilitaron montones de demos en Steam. Eso suma puntos, pero no enamora.

Pero para todos lo demás la Gamescom 2022 ha acabado siendo un interminable escaparate de videojuegos en el que hubo mucha cantidad y mucha variedad, pero totalmente carente de esos momentos estelares que le dan sentido y propósito al conjunto. La buena noticia es que se cumplió exactamente con lo esperado, pero el precio a pagar fue una sonada falta de emociones en los cuatro eventos principales y lo que transcurrió entre estos.

Y eso ha jugado completamente en su contra.

Fbfyobgxwaeyio3

Vaya por delante que, como comenté, el formato de la Gamescom 2022 es estupendo, pero quitando Dead Island 2, cuya sorpresa saltó antes de tiempo, apenas hubo emociones en la Gala Inaugural, se nos atragantaron los 50 juegos en el Future Games Show y Microsoft perdió una oportunidad de oro de sacar músculo con Forza Motorsport o Starfield. Sabemos que la odisea espacial de Bethesda estuvo en la feria, pero en lugar de encandilarnos con novedades al respecto se habló durante nada menos que seis horas del futuro de Flight Simulator, Grounded, Sea of Thieves y demasiados títulos mostrados en eventos previos.

Al menos, y siendo justos, Xbox dijo presente y afianzó sus proyectos de largo plazo. PlayStation se limitó a mostrar un nuevo mando mejorado y Nintendo se centró en Splatoon 3, pese a todos los ases que tiene en la manga para este año. ¿Dónde estaban Kratos, Pikachu y Bayonetta cuando más se les necesitaba? A partir de aquí, nos tememos, toca soñar con un Tokyo Games Show que no solo nos emocione, sino que también nos devuelva la ilusión.

Temas
Inicio