Publicidad

Apex Legends, un año después
FPS

Apex Legends, un año después

Publicidad

Publicidad

Un año tiene ya Apex Legends. En concreto, un año y una semana a fecha de hoy. Lo escribo y no tengo la sensación de que haya pasado tanto tiempo. Todavía recuerdo el día en que EA anunció y lanzó por sorpresa su propio Battle Royale, un juego desarrollado por Respawn que quería meterse de cabeza a competir contra Fortnite.

Desde entonces ha llovido lo suyo, pero el juego sigue siendo bastante fiel a sus orígenes. Evidentemente ha recibido todo tipo de cambios, desde retoques de balance tanto en armas como en personajes hasta grandes modificaciones en su mapa, por no hablar de la llegada de una nueva leyenda con cada temporada, pero en esencia conserva su espíritu.

Esto último lo digo pensando en Fortnite, su principal rival, que en sus dos años y medio de vida llegó a cambiar tanto que podría haber sido otro juego. Basta recordar lo que sucedió cuando Epic metió aviones o aquellos tubos de aire que nos permitían movernos volando alrededor de una zona de la isla. Ideas curiosas, experimentos, si queréis, pero la realidad es que al final tuvo que venir un agujero negro para que Fortnite hiciera esa especie de necesario borrón y cuenta nueva.

Pero volvamos a Apex Legends, que es lo que toca. Desde el primer momento quedó claro que el juego era muy bueno, que Respawn había hecho un trabajo soberbio en secreto y que se había sacado de la manga un Battle Royale realmente divertido que, además, está ambientado en el universo Titanfall. Eso le acarreó ciertas críticas, porque por muy bueno que sea Apex Legends sigue sin ser tan brutalmente divertido y espectacular como el multijugador de los Titanfall, pero eh, es que al final estamos hablando de dos cosas distintas. Si los wallruns no acababan de funcionar aquí, pues no se incluyen y listos.

Respawn acertó en casi todo

Si hay algo que la comunidad lleva demandando desde prácticamente el principio es que Apex Legends incluya los típicos modos para dos jugadores y en solitario además del estándar en equipos de tres. Dada la naturaleza de los personajes, que a diferencia de Fortnite donde sólo hay skins aquí cada uno tiene su personalidad y, sobre todo, sus propias habilidades, es cierto que el juego en equipo sale favorecido.

Mientras en otros títulos la colaboración entre los distintos miembros del escuadrón no es tan importante, en Apex Legends es especialmente útil jugar con otros dos compañeros de equipo porque al final la combinación de las habilidades de los tres personajes es la que puede decidir el resultado. Más allá de la pericia de cada uno de los jugadores por separado, está claro que los movimientos especiales de las leyendas aportan cierto grado de estrategia que puede llegar a ser vital para salir airoso de un enfrentamiento.

Apex Legends

Y de aquí, del juego en equipo, es de donde sale la otra gran característica de Apex Legends: su maravilloso sistema de comunicación contextual. Si hemos quedado en que se trata de un juego donde trabajar en equipo es especialmente valioso, lo cierto es que depender de que los jugadores usen micro o no, o de que puedan entenderse en un mismo idioma, no es lo ideal. En Respawn, plenamente conscientes de ello, diseñaron un alucinante sistema gracias a que con el uso de un botón podemos comunicarnos con el resto de nuestro equipo de forma eficiente y sin necesidad alguna de micrófono.

Con un simple ping podemos señalar un arma y nuestro personaje hablará en voz alta para que todos sepan de qué se trata, además de quedar marcada su ubicación, pero también sugerir una ruta, avisar de enemigos, de todo tipo de objetos y muchas más acciones que lo convierten en un sistema muy completo. Visto lo visto, todos los juegos de este tipo deberían incluirlo. De hecho en Epic Games no se lo pensaron dos veces y lo metieron en Fortnite al llegar a la temporada 8, aunque ni de lejos es tan bueno como el de Respawn ni tan completo.

Otra característica con la que Apex Legends no contaba en lanzamiento y que ahora, un año después, ya es la norma, es el Pase de Batalla. Sin él, recuerdo comentarios de la comunidad en relación a la falta de incentivos para seguir jugando de forma regular, ya que una vez alcanzado el nivel máximo tampoco había mucho más. Pero para ser sincero, habiendo probado la recién estrenada temporada 4 y habiendo visto lo que incluye dicho pase, creo que en Respawn todavía no le han acabado de pillar el punto.

El mapa ha sufrido cambios interesantes sin romper las mecánicas ni volverlo todo demasiado loco

Creo que la gracia de un Pase de Batalla debe ser que quien pague por él tenga acceso a cosméticos interesantes y por los que realmente valga la pena seguir echando horas, pero también considero que la parte gratuita del pase debería ser algo más jugosa. Hay muchísimos niveles del pase gratuito que no tienen absolutamente ninguna recompensa y tengo la sensación de que Fortnite, en este sentido, es bastante más generoso.

Pero en la parte de pago, a pesar de que obviamente hay una recompensa por cada nivel, las cosas tampoco son una maravilla. Hay pocas skins para los personajes y las que hay tampoco son la repanocha (en esta temporada la cosa ha mejorado un poco, lo admito, pero se echa en falta algo más de cariño ahí) y lo demás, como las skins para las armas, las nuevas frases para los personajes o los movimientos para llevar a cabo durante los saltos, están bien sin más.

Justo hoy, martes 11 de febrero, se activa de nuevo el modo dúos de forma temporal con motivo de San Valentín. Y lo cierto es que, después de un año y de haber probado tanto este modo como el modo en solitario cuando estuvo disponible por tiempo limitado, creo que ya va siendo hora de que se añadan de forma permanente.

Sí, esto contradice todo lo que hemos visto del juego en equipo y las sinergias entre las habilidades de los personajes, pero realmente hay demasiadas ocasiones en las que en el único modo disponible de forma estándar, el de tres jugadores, se convierte en una partida prácticamente en solitario porque los otros dos desconocidos van a su aire. Y eso significa que en más de una ocasión te encuentras tú solo con equipos rivales enteros que te barren en dos segundos. La guinda del pastel la ponen tus compañeros cuando ves que ni siquiera tienen intención de venir a revivirte o a recoger tu tarjeta para devolverte a la partida.

En definitiva, creo que en general la balanza durante este primer año de vida de Apex Legends es positiva pese a todo. El mapa ha sufrido cambios interesantes sin romper las mecánicas ni volverlo todo demasiado loco, las nuevas leyendas que se han ido añadiendo a la plantilla están bien y ofrecen variedad y la introducción de los desafíos junto al Pase de Batalla le han añadido ese incentivo que se echaba en falta.

Quedan cosas por mejorar, pero estoy seguro de que Respawn seguirá adelante con su buen hacer y veremos buenos cambios y mejoras durante su segundo año.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios