Publicidad

El ocaso de un imperio: cómo PlayStation ha perdido el favor del público japonés en los últimos años
Industria

El ocaso de un imperio: cómo PlayStation ha perdido el favor del público japonés en los últimos años

La noticia no llegó a sorprender a nadie. Simplemente se trataba del reflejo de un secreto a voces, algo que era palmario y que los números han puesto de manifiesto.

La marca PlayStation ha registrado su peor cifra de ventas en Japón en los últimos 26 años. Desde el lanzamiento de su primera consola, la PSOne, no firmaba Sony unos datos tan pobres en su territorio nacional.

Junto al hecho de que todos los modelos de PS4 han sido descontinuados (salvo uno), se une la excepcional circunstancia de la pandemia global. Esto ha repercutido en una falta de stock preocupante, especialmente en la consola de nueva generación como es PS5.

Sin embargo, la raíz del desapego del público japonés con una de sus marcas de referencia es mucho más profunda. Los motivos y razones no son una certeza, pero vamos a echarle un vistazo a las posibles causas de esta caída paulatina.

Poco interés en el mercado nipón

Uno de los argumentos más esgrimidos. La sensación que recorre este debate es que Sony se ha olvidado de sus intereses en Japón y se ha "occidentalizado", enfocándose en un mercado exterior más jugoso.

Si echamos un vistazo a los títulos exclusivos más relevantes de PS3 en 2011, nos encontramos juegos como Uncharted 3, Infamous 2, Killzone 3 o Resistance 3. Por otra parte, también tenían previsto su lanzamiento Hyperdimension Neptunia, Ar tonelico Qoga: Knell of Ar Ciel y The Last Guardian soñaba con llegar a publicarse algún día.

El enfoque de intenciones parece evidente. El JRPG clásico, un género que siempre ha funcionado en Japón, se relega a obras de un menor calado, mientras que toda la carne en el asador se centra en los juegos más globales. Nathan Drake se convirtió en el rostro más reconocible para PlayStation durante aquellos años.

Además, Final Fantasy XIII llevaba dos años en el mercado. Cierto, no fue la entrega con mejor recepción, aunque sentó un precedente realmente trascendental: fue la primera vez que una de las entregas principales (exceptuando el XI) no era exclusiva de Sony desde la revolución del VII.

El top 10 de juegos más vendidos aquel año en Japón, fue el siguiente (Fuente: Siliconera):

Hasta cuatro juegos de sus sistemas coló PlayStation en el top de lo más vendido. Nintendo fue su gran rival, como siempre, pero todavía mantenía el tipo.

1.467.261 PS3 se vendieron en Japón aquel año y 1.960.177 PSP, la antigua portátil de la compañía. La nueva consola ese año era PSVita, que tuvo un estreno amable con 402.794 unidades vendidas, tal y como reflejó Famitsu.

Trasladándonos cuatro años en el futuro, encontramos que la PS4 lleva dos años en el mercado y el panorama parece repetirse. Bloodborne, The Order 1886 o Until Dawn formaban parte de la parrilla de salida.

Para el público nipón encontrábamos Dragon Quest Heroes y Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, otra saga estrechamente vinculada a la marca PlayStation que tampoco era ya exclusiva.

En apenas dos generaciones, Sony había dilapidado lo que había construido en PSOne y lo que había reforzado en PS2. En la imagen de la gráfica se puede comprobar como las ventas a partir de 2011 se encuentra en una tendencia a la baja. Sony cada vez vendía menos consolas en Japón.

Graph1tpjig Fuente: ResetEra

Finalmente, nos trasladamos al 2019, último año con registro total de ventas de juegos. El top 10 de juegos más vendidos en Japón lo completan las siguientes obras (Fuente: Mcvuk):

De los cuatro juegos de PlayStation en 2011, hemos pasado a uno y ni siquiera es exclusivo, como es el caso de Kingdom Hearts III. El dominio de Nintendo es simplemente abrumador.

PS4 vendió 773.773 unidades, PS4 Pro 422.380 consolas y PSVita 37.668 en 2019. Último año en el que se salvó la simbólica barrera del millón de consolas vendidas.

La conclusión es obvia. Japón no ha cambiado en sus gustos, es Sony la que ha modificado sus preferencias. El jugador japonés sigue queriendo jugar a RPG, a experiencias dirigidas a ellos. Es su obra fetiche, ya que el país vio nacer a este tipo de juegos. Desde la NES hasta la PS4, la comunidad japonesa se ha nutrido de una cultura dedicada al género.

Mucho menos importa la plataforma. Nintendo, Sony o Microsoft, lo que se valora es el juego, la calidad de lo que se presenta. Dos de estas compañías, sencillamente, han decidido mirar hacia otro lado con Japón.

El mercado portátil

Si hay algo aparte de los JRPG que funciona en Japón, son las consolas portátiles. Game Boy, Nintendo DS o la PSP han sido hijas pródigas en su propia tierra, cosechando grandes resultados durante sus etapas de vida.

Game Boy, con sus diferentes formatos, superó las 50 millones de unidades, solo en Japón. Nintendo DS las 33 millones y la PSP las 20 millones, según VGChartz. El resto de regiones supera a Japón, sí, pero están conformadas por poblaciones más grandes. Aquí hablamos de una única nación.

El tránsito por las ciudades en interminables viajes en metro, la herencia de los dispositivos como los Tamagotchi o la pura necesidad de poder jugar en cualquier rincón, en Japón es muy fácil ver a alguien echándose una partida con su Nintendo Switch o PS Vita.

Esta última ha sufrido un intenso declive en todo el planeta, excepto en Japón. Es allí donde alcanza sus cifras más altas de ventas con 5.920.000 unidades. ¿Por qué? Sencillo, el paso de los años ha transformado el catálogo en una fuente infinita de visual novel, JRPG y toda clase de experiencias destinadas al público japonés.

La decisión de descontinuar PSVita no sentó nada bien a la comunidad nipona. Tanto, que en eBay Japan continúa siendo el hardware más solicitado, siendo la PSP la segunda de la lista.

El top 10 histórico de PSVita en Japón es el siguiente, proporcionado por VGChartz. Por supuesto, no hay sorpresas:

El patrón, una vez más, es claro. El resto de posiciones es el imaginable; multitud de juegos que ni por asomo tienen la oportunidad de acercarse a nuestros territorios, pero que en Japón viven una edad dorada perpetua.

Con la mira puesta en consolas de sobremesa, Sony ha abandonado ese mercado a un nicho como la PSVita. Y ha sido en ese momento cuando su mayor rival despertó y asestó un duro golpe en la mesa.

Nintendo presentó el 3 de marzo de 2017 la Nintendo Switch y provocó un seísmo en la industria. Esta vez la Gran N parecía haber dado con la tecla correcta presentando una consola tremendamente versátil, que aunaba portabilidad con el catálogo propio de Nintendo.

Es imposible decirle que no a jugar a The Legend of Zelda: Breath of the Wild o a Super Mario Odyssey en la calle, sentado en un banco o tirado en cama. La gráfica de ventas de PS4 vs Switch desde su lanzamiento hasta 2019 habla claro.

September 2019 Sales 16 2 Fuente: VGChartz

Casi cuatro años después, 13.484.739 unidades de Nintendo Switch han sido vendidas, detalla Gematsu. 9.255.620 PS4 + PS4 Pro ven como Nintendo les ha adelantado por la derecha estos años en Japón. No ha habido un mes desde el lanzamiento de Switch en el que Sony haya ido por delante.

La sentencia la ha firmado 2020 con menos un millón de unidades combinadas entre tres consolas y Nintendo Switch consiguiendo más ventas que en 2019.

No sabemos que piensan exactamente Shuhei Yoshida, presidente de SIE Worldwide Studios, sobre el futuro de PlayStation en el país que lo vio nacer. Probablemente las cifras respalden la postura de Sony sobre abrir más el mercado y, en consecuencia, relegar a Japón.

PlayStation debería revisar las raíces de su pasado, los hechos que la catapultaron como una de las grandes compañías de videojuegos de la historia en las últimas décadas.

El público occidental se maravilló de juegos como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid, liderados por empresas japonesas. Lo que gustaba en Japón, atrajo a millones de jugadores en todo el planeta. No hay géneros malos, solo dirigentes con poca visión de futuro.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio