Publicidad

El cómic europeo en los videojuegos: más de 30 años de pitufos, galos irreductibles y agentes de la T.I.A.
Cultura

El cómic europeo en los videojuegos: más de 30 años de pitufos, galos irreductibles y agentes de la T.I.A.

Publicidad

Publicidad

Quizás hayan pasado 60 años desde que Asterix y Obelix comenzasen a coleccionar cascos de romanos, pero los irreductibles galos no pierden fuelle a la hora de ofrecer nuevas aventuras y humor. Estrenando nuevos albumes, paseándose por la gran pantalla, a través de todo tipo de merchandising y, desde 1983, desde los videojuegos.

En VidaExtra hemos tenido incontables oportunidades de hablar largo y tendido sobre cómics de superhéroes y los personajes más populares de Estados Unidos y Japón. Desde los héroes (y villanos) de Marvel y DC hasta los héroes más potentes del manganime, pasando por los queridos personajes de Disney o las novelas gráficas con denominación de Autor. Sin embargo, se puede decir que teníamos una cuenta pendiente con un amplio legado de la historieta en los videojuegos: el cómic europeo.

De hecho, el mejor guerrero de Armórica y su bonachón amigo ya bebía poción mágica desde las pixeladas marmitas de las Atari 2600 mucho antes que Batman o Son Goku pisasen los PCs y consolas.

Tintin Principal

Cuando dicen que no todos los héroes llevan capa a muchos se nos vienen a la cabeza Astérix, Tintín, Lucky Luke e incluso los canallas de Mortadelo y Filemón. Personajes que han traspasado las viñetas para convertirse en iconos culturales de enorme calado, incluso más allá de sus propias fronteras. Y, por supuesto, protagonistas recurrentes de todo tipo de aventuras de consolas y PCs.

Solo este año hemos visto desfilar a los héroes de Marvel, los zombies de The Walking Dead o los Power Rangers por delante de nuestros mandos y teclados. ¡Incluso el mismísimo Doraemon se pasea por Switch!

Pero también personajes creados por autores europeos como  Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido (Blacksad), Albert Uderzo y René Goscinny (Astérix el galo) o Jean Van Hamme  (XIII)  que buscan igualar las mismas horas de ocio en PC y consolas que les has podido dedicar a sus aventuras en papel. O, mejor incluso, descubrirte obras que merecen ser leídas y disfrutadas.

Nuestro plan: ofrecerte una retrospectiva. Un repaso ligero de la evolución del cómic europeo a través de sus diferentes adaptaciones, y una muestra de cómo han dado el salto a las consolas grandes obras del cómic Europeo.

De los Pitufos de Atari al videojuego de Blacksad

Screenshot 27

Pongámonos en contexto: quizás el primer tebeo naciera en el viejo continente, pero -por cuestiones de lógica- los primeros personajes de cómic en llegar a los videojuegos estaban inspirados en personajes nacidos de dibujantes norteamericanos y japoneses.

Por el lado americano tenemos, por ejemplo, tenemos el clásico Superman (1978) de Atari. No solo era una adaptación, sino que también fue pionero en cuestión de juegos licenciados. Aunque, por otro lado, es justo decir que también iba a rebufo del film. Al otro lado del atlántico, el canalla de Lupin III ya hacía de las suyas en las recreativas japonesas en 1980 de la mano de Taito.

¿Y qué pasa con el cómic europeo? Bueno, se puede decir que la Atari 2600 y la Colecovision comenzaron a pitufarse en 1982.

Colecosmurf

Un juego visualmente notable, pero con una jugabilidad terrible. Como dijo nuestro compañero Dani Candil hace ya diez años, Smurf: Rescue in Gargamel’s Castle no tenía enemigos y, en esencia era un paseo por la naturaleza. Pero vaya paseo: quizás no fuera Dark Souls, pero las docenas de muertes estaban aseguradas.

Con todo, los Pitufos no tardaron en seguir pitufando las consolas. Y, junto a ellos, Asterix o el mismísimo Tintin se asentaron con fuerza en la década de los 80. Primero a través de experiencias adaptadas a la tecnología existente y, con el tiempo, realizando interesantes adaptaciones de sus obras más celebradas, como Tintin on the Moon o Asterix: Operation Getafix.

Con todo, conviene tener en cuenta una perspectiva más allá de la corriene franco-belga: en la misma década tuvo lugar la llamada Edad de Oro del software español. Una etapa especialmente prolífica en la que no podían faltar faltar los grandes exponentes del cómic Made In Spain como recurrentes fuentes de inspiración.

Así, héroes clásicos como el Capitán Trueno, agentes secretos con un descarado toque humorístico como Mortadelo y Filemón y hasta pequeños gamberros como Zipi y Zape tuvieron su oportunidad de brillar en disquettes y cintas de casette a través de propuestas de acción, plataformas y hasta aventuras conversacionales.

Mención aparte al talento de Alfonso Azpiri, quien además de firmar las mejores portadas del software español tuvo la oportunidad de llevar a sus propios personajes a los videojuegos, como el montruosamente genial Mot o la letal aventurera intergaláctica Lorna.

No solo Azpiri prestó sus pinceles a la industria del videojuego. renombrados artistas como Moebius o el legendario Milo Manara pudieron llevar su arte más allá de las páginas de papel. A veces colaborando con adaptaciones, otras ayudando artísticamente y, en ocasiones, promocionando experiencias que iban muy en consonancia de sus obras, como es el caso de Milo Manara: Il gioco del Kamasutra.

manara

El salto de los personajes de cómic a las consolas fue natural y realmente celebrado. El Asterix de Master System es considerado una de las joyas de la consola de SEGA. Un éxito que derivaría en el posterior despliegue que Infogrames hizo durante la década siguiente al llevar al galo, junto con Tintin, Luky Luke, Spirou y tantos otros iconos del tebeo a los sistemas de 8, 16 y 32 bits.

Y aquí es donde entra en escena uno de los agentes principales de la fuerte presencia del cómic franco-belga: el estudio barcelonés Bit Managers, fundado en 1993, se convirtió en el denominador común de los grandes éxitos del cómic europeo en sobremesas y portátiles con resultados que podían competir de tú a tú con producciones de talla internacional.

A

El siguiente puntos de inflexión serían la llegada de CD, agilizando las producciones y haciendo que los cómics de papel y sus versiones jugables compartieran estantería. El grupo Zeta vio un enorme potencial y, junto con Alcachofa Soft, comenzó a publicar su propia serie de aventuras gráficas basadas en Mortadelo y Filemón.

El cambio de milenio le sentó de maravilla a las adaptaciones de videojuegos europeos a través de producciones y experiencias que no solo aprovechaban el tirón y carisma de sus personajes, sino que además buscaban saciar a aquellos que devoraban los cómics y sentían sus aventuras como propias.

Lo cual no quita que Astérix protagonizara su propio party-game al estilo Mario Party o que el mítico Diabolik italiano se atreviese a combinar la infiltración con las aventuras gráficas.

Screenshot 38

Eso sí, también nacieron nuevos puntos de inspiración a la hora de adaptar los personajes. Nos referimos a todas las versiones jugables derivadas de las películas y series animadas que se han realizado hasta la fecha, así como enfoques modernos de personajes clásicos. Algunos más acertados que otros.

Quizás los juegos basados en personajes de cómic europeo no hagan tanto ruido como los protagonizados por héroes del manga o los Vengadores, pero siguen teniendo una presencia muy fuerte en los videojuegos.

Smurfs

Ubisoft y Atari  han sabido aprovechar licencias clave y actualmente Microids se puede considerar un verdadero referente en el ámbito con títulos basados en Asterix, XIII en el horizonte y uno perticularmente atractivo: la adaptación del comic noir Blacksad de la mano de Pendulo Studios.

Blacksad

Una combinación demasiado buena como para pasarla por alto.

Los referentes del cómic europeo a través de los videojuegos

Hasta ahora hemos visto la evolución y la fuerte presencia de los cómics europeos en las consolas y PCs, pero nuestro repaso estaría incompleto sin una muestra de las diferentes adaptaciones que han tenido algunos de los personajes más queridos y emblemáticos del mundo de la historieta.

Desde luego no están todos los que son, pero nuestro objetivo es abarcar cómics muy diferentes entre sí a través de las experiencias de juego más diversas posibles, dando prioridad -cómo no- a los juegos e historietas esenciales en cada caso.

Somos conscientes de que muchos de los grandes nombres se nos quedarán en el tintero, pero -por suerte- su legado no solo es realmente amplio, sino que no para de crecer.

XIII, shooters para los no muy supersticiosos

Hasta la fecha, la obra XIII ha contado con dos adaptaciones a los videojuegos, aunque destaca por méritos propios la desarrollada y publicada por Ubisoft en  2003 para todos los sistemas de la época.

XIII integró la estética y la narrativa de las páginas de cómics en una soberbia experiencia de disparos en primera persona. Y pese a que no gustó por igual a todo el mundo, el anuncio de su remake, previsto para 2020, no ha pasado inadvertido.

Astérix el Galo: barra libre de poción mágica (menos para Obelix)

El galo más universal ha tenido una trayectoria privilegiada en los videojuegos con más de 30 títulos a sus espaldas y un interminable abanico de experiencias para todos los públicos.

Eso sí, la mayoría de su legado jugable es exclusivo de las regiones PAL: su primer juego para la Atari 2600 se publicó en Estados Unidos con los personajes de los Looney Tunes.

Si bien su primera incursión en Master System y los títulos de Bit Managers son estupendos ejemplos de éxito, también merece un reconocimiento especial su beat'em up de Konami  para recreativas. Con todo, el irreductible bigotudo sigue en racha, estrenando nuevos cómics y juegos (Asterix & Obelix XXL 3: The Crystal Menhir) por su 60 aniversario.

Blacksad

El personaje de Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido debutará en consolas y escritorios en 2019 y, pese a tratarse de una obra que merece un trato especial, se puede decir que está en las mejores manos posibles: Pendulo Studios ha firmado aventuras como Hollywood Monsters, la saga Runaway y más recientemente Yesterday Origins, con lo que solo podemos esperar maravillas de esta combinación ganadora.

Corto Maltés, el no tan sensacional juego de Kids up hill

No todos los cómics europeos han contado con la misma suerte a la hora de dar el salto a los videojuegos, y -por desgracia- el mejor ejemplo lo encontramos con el legendario Corto Maltés.

Si bien es cierto que podemos ver en pantalla arte del maestro Hugo Pratt, en esencia Kids up hill nos presenta una pobremente ejecutada aventura gráfica que ni se molesta en reflejar el estilo visual de la obra original. Una lástima.

Dennis and Gnasher, un Daniel el travieso a la inglesa

En el mundo de la historieta hay dos personajes conocidos como Dennis the Menace. Uno de ellos, el americano, es un encantador niño rubio cuyas chiquilladas son capaces de sacar de sus casillas a su vecino. Su contrapunto británico, de pelo negro, es un verdadero sinvergüenza.

La trayectoria jugable de este Dennis y su fiel Gnasher, por otro lado, es bastante escueta. Hasta la fecha ha aparecido únicamente en calidad de personaje seleccionables en títulos asociados a The Beano, la revista de historietas británica de la que, por cierto, es su abanderado.

Diabolik, el anti-héroe italiano

El ladrón creado por las hermanas Angela y Luciana Giussani tiene un singular pasado en los sistemas de Commodore, Amiga y similares de la mano Simulmondo que, en esencia, fueron comercializados dentro del territorio italiano. 

Desde entonces, ha tenido una presencia constante, aunque no demasiado ruidosa ¿Su mayor rareza? En 2013 salió para Android e iOS un juego de puzzles llamado Diabolik Gems.

Eso sí, tratándose de uno de los máximos representantes del cómic italiano sería cuestión de tiempo que encabezase una gran producción de talla internacional: en 2009 fue editado Diabolik: The Original Sin para PC y las sobremesas y portátiles de Nintendo y Sony. Un despliegue de lujo para un personaje excepcional.

Iznogoud, porque ser malo tiene consecuencias (aunque seas el protagonista)

En una singularmente caricaturesca Bagdad creada por el brillante guionista René Goscinny y el dibujante Jean Tabary vive el infame Iznogoud. Un visir de moral distraida cuyo único propósito en la vida se resume en ser califa en lugar del califa.

Iznogoud es un personaje de traicioneras intenciones que -como el Coyote- siempre acaba escaldado de sus propios planes. Y lo mismo le ocurre en sus adaptaciones jugables, destacando la vista PlayStation y PC (publicada por Microids) por inspirarse con cierto descaro en el mítico Aladdin de Mega Drive.

El Jabato, el "Espartaco" íbero de Víctor Mora

Las similitudes entre el Capitán Trueno y El Jabato no son producto de la casualidad: ambos compartieron los guiones de Víctor Mora, con el matiz de que el genial barcelonés firmó las páginas del segundo bajo el seudónimo de R. Martín. Curiosamente, sus respectivas propuestas jugables fueron lanzadas en 1989, aunque no podían ser más diferentes entre sí.

Mientras que el juego del Capitán Trueno de Zeus Software y Gamesoft ofrecía a sus fans acción en scroll lateral, la adaptación de Jabato de Aventuras AD nos ofreció una estupenda aventura conversacional para múltiples sistemas cuyas ilustraciones le sentaban especialmente bien a las versiones de Amiga y Atari ST.

Ahora bien, el juego de Jabato consiguió darle un peso muy especial y distintivo a su característica ambientación, llevándonos a los tiempos del imperio romano en vísperas de un duelo de gladiadores. ¿Adivinas quién es la atracción principal del evento?

Lucky Luke, más rápido que su propia sombra

Lucky Luke y los Dalton son personajes perfectos para un juego, y pese a que la mayoría de sus aventuras en sobremesas, escritorios y portátiles se han quedado en el viejo continente, se puede decir que, además de desenfundar su revolver, ha hecho de todo en los videojuegos. Incluso cuenta con su propio City Builder.

Quedarse con uno es un tema complicado, aunque de largo el más variado es Go West! A Lucky Luke Adventure, una adaptación del film animado en la que Atari aprovecha con acierto las posibilidades de Wii y Nintendo DS.

Marsupilami y su interminable cola

A pesar de que Marsupilami ha contado con varias series animadas (incluida una elaborada por Disney), todo tipo de merchandising y hasta un filme de imagen real, solo los británicos de Apache Software y SEGA se lanzaron a producir un juego basado en el pizpireto personaje de cola interminable.

¿El resultado? Un plataformas que no supo aprovechar las divertidísimas posibilidades del marsupilami, convirtiéndolo en una especie de guía de un enorme -e insufriblemente lento- elefante hacia la libertad.

Mortadelo y Filemón, dos superagentes Made in Spain

Los personajes más icónicos del cómic español no podían quedarse sin sus propias aventuras más allá del papel, destacando su larga trayectoria en PC, así como propuestas de juego ligeras para móviles que aprovechaban el tirón de su trayectoria cinematográfica.

El punto de partida lo encontramos a finales los 80, donde se produjeron las aventuras plataformeras de este singular dúo para los sistemas de escritorios de 8 bits y alguna que otra adaptación no oficial. Eso sí, la etapa más prolífica llegó de la mano de la generosa serie de aventuras gráficas de Alcachofa Soft. Un formato que les quedaba que ni pintado.

Moomin, sencillamente adorable

Los troles escandinavos de la escritora y dibujante finlandesa Tove Jansson cuentan con varias series de televisión, libros, canciones, un musical, un museo oficial y, como no, sus propios videojuegos. Eso sí, la mayoría de ellos de carácter educativo.

Si bien hay juegos bastante más modernos, posiblemente el más interesante de todos sea el Moomin's Tale editado para la Game Boy Color de la mano de Sunsoft. Un título sencillo, diseñado -lógicamente- para los más fans del adorable personaje.

Los Pitufos y sus también incontables juegos

Sus más de 20 adaptaciones jugables convierten a los azulados pitufos de Peyo en personajes realmente habituales de los videojuegos: desde aventuras plataformeras hasta juegos de carreras, pasando por un muy lucrativo free-to-play para móviles y tablets o las adaptaciones de sus películas.

Ahora bien, pocos han conseguido pitufar en sobremesas y portátiles como Bit Managers, responsables de sus mejores aventuras plataformeras hasta La Venganza de los Pitufos para Game Boy Advance, el cual sería publicado poco antes de que el estudio se integrara en Virtual Toys.

SuperLópez, el Superman español

El personaje de Jan también ha contado alguna adaptaciones al videojuego durante la Edad Dorada del software español, aunque hay una especialmente singular: Super López: El señor de los chupetes, un juego para Spectrum publicado en 2017.

Prácticamente coincidiendo con del film homónimo en la gran pantalla, Rino Soft retomó una aventura conversacional inacabada que se inició en 1989 para Spectrum, la cual a su vez está basada en una de las historietas más celebradas del superhéroe bigotudo.

Spirou y Fantasio, reporteros por el mundo

Quizás el joven Spirou vista como los botones del siglo pasado, pero su suerte y su sed de aventuras le impiden pasar demasiado tiempo en el mismo sitio. Y, en consecuencia, lo mismo ocurre en sus videojuegos.

Infogrames y Ubisoft publicaron los dos juegos más memorables del intrépido dúo de reporteros: Spirou y Spirou: The Robot Invasion, ofreciendo propuestas de aventuras en entornos exóticos para las consolas de Nintendo.

Tintín, el belga más universal

Tintín es, posiblemente, el máximo representante del cómic franco-belga. A nivel visual es inconfundible. Sus trazos, la composición y el detalle de cada página y su estilo tan característico. Sin embargo, es en los guiones donde la obra de Hergé se corona.

En lo relativo a los videojuegos, Tintín debutó en 1989 con Tintin on the Moon y, años después, Bit Managers combinaría varias de sus obras para crear Tintin en el Tibet y El templo del Sol en los sistemas de 16 bits y portátiles.

Años después llegarían sus aventuras en 3D con Tintin: Destination Adventure y The Adventures of Tintin: The Secret of the Unicorn, la adaptación para consolas del film de Spielberg y Peter Jackson. Una superproducción cinematográfica cuya secuela sigue en el aire a día de hoy.

Titeuf, un Shin Chan a la francesa

Junto con Blacksad, Titeuf es uno de los personajes de cómic europeo más recientes que verás en este repaso. Ahora bien, este enfant terrible con un prodigioso tupé cuenta con numerosos álbumes publicados, varios libros, series animadas, algún largometraje y nada menos que diez videojuegos para consolas, la mayoría de ellos para Nintendo DS. Nada Mal.

Valérian y Laureline: pura ciencia ficción y fantasía

Pese a que el universo que recorren Valérian y Laureline se presta de maravilla a toda clase de aventuras jugables, hubo que esperar a la película de Luc Besson para que la pareja de agentes espacio-temporales estrenase videojuego.

Así, en 2017 llegaría a dispositivos móviles Valerian: City of Alpha, una apuesta free-to-play que -por desgracia- poco (o nada) aprovecha las extraordinarias aventuras dibujadas por Christin, Mézières y todos los autores que vinieron después.

Zipi y Zape

Los traviesos e inagotables personajes de José Escobar cierran nuestro repaso por cuestión de orden alfabético, pero son unos veteranos en cuestión de videojuegos: Dro Soft ya publicó alguna aventura convesarcional allá por 1989.

Desde entonces, Zipi y Zape han aparecido  en PC -sin demasiada suerte- a través de aventuras gráficas enfocadas, principalmente, a los más pequeños como El tonel del tiempo o La casa del terror. ¿Se habrán vuelto realmente aplicados? Tratándose de estos dos, nos permitimos el beneficio de la duda.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir