El ansiado retorno de Silent Hill: por qué queremos una nueva entrega de la saga
Industria

El ansiado retorno de Silent Hill: por qué queremos una nueva entrega de la saga

Cuando hablamos de Silent Hill, no estamos tratando con cualquier saga de terror. Ni siquiera con una franquicia del montón, sino que nos estamos refiriendo a una de las IP que ha logrado consagrar a los videojuegos como algo más que un producto de entretenimiento.

Forjado en los años 90, el primer Silent Hill inició lo que iba a ser una época dorada para Konami en el terreno terrorífico. Gracias al trabajo de Team Silent, con talentos del calibre de Akira Yamaoka o Keiichiro Toyama, la serie logró su culminación en una cuarta entrega que cerraba una etapa. Sí, recibimos unos cuantos juegos después, pero la espera ha sido demasiado larga.

Silent Hill se encuentra en un letargo del que no parece que se vaya a despertar nunca y las esperanzas se depositan en que Konami piense más allá de las máquinas de pachinko. Los resultados financieros de la empresa entierran estos deseos, pero todavía hay señales y, sobre todo, motivos por los que una vuelta al pueblo maldito es necesaria.

Es justo y necesario, Konami

No podemos mirar al calendario y no acordarnos de la última vez que tuvimos un nuevo Silent Hill en nuestras pantallas. Silent Hill: Downpour nos saludó en el 2012, hace ya 10 años, lo cual confirma una espera que se ha prolongado demasiado en el tiempo.

Y ni siquiera fue la entrega que mejor sabor de boca nos dejó. La desaparición de Team Silent como principal desarrollador de las obras no le sentó nada bien a la saga, que se desvió enormemente de su apuesta por el survival horror. La acción tomó un mayor protagonismo y el mundo abierto también hizo acto de presencia, incluso con misiones secundarias.

Silent Hill: Origins y Silent Hill: Shattered Memories, con un fabuloso Sam Barlow al frente, se salvaron de la quema, aunque Konami no siguió dando pie a juegos de corte más clásico. La marca de terror no ha sido la única damnificada de un cambio de postura de la empresa, que se ha olvidado de hacer videojuegos y busca la máxima rentabilidad en sus cuentas. Y si no, que se lo digan al bueno de Solid Snake.

Silent Hill

Mira al resto de compañeros de clase

Ni mucho menos hablamos de que el género del survival horror esté de capa caída. De hecho, Konami debería echar un vistazo al resto de compañías y cómo están tratando a sus viejas glorias. Los remakes están a la orden del día y si bien no es necesario repetir esa fórmula, es una señal de que sigue habiendo un público al que acudir.

Resident Evil 4 nos devolverá a la España profunda, el pobre Alan Wake las pasará canutas en su segunda parte, Isaac Clarke está sudando tan solo con pensar en volver a pisar el USG Ishimura y Glen Schofield ha querido dar su nueva versión del terror espacial con The Callisto Protocol.

Podemos irnos hasta otras propuestas más modestas, como los remaster de Project Zero y su buena acogida. Hasta títulos de nicho como Rule of Rose y su posible regreso a consolas ha levantado cierta expectación. Las ocasiones las pintan calvas y Konami tiene la diana delante de sus narices para acertar en el blanco.

Basta de colaboraciones y engaños

A lo largo de estos 10 años desde Silent Hill: Downpour nos hemos tenido que conformar con colaboraciones, promesas y engaños. La sed de niebla se ha visto saciada con apariciones inesperadas en World of Tanks, Dead by Daylight o Dark Deception.

Nunca está de más ver a Heather Mason intentando escapar de Pyramid Head en la obra de Behaviour Interactive, pero desde luego no es lo que buscamos. Se nos antoja un juego principal, con todas las de la ley, y no cortinas de humo como la que levantó Blue Box Studios.

Silent Hill

A pesar de que Abandoned y Hasan Kahraman hayan resultado en un engaño, no es menos cierto que el hipotético título de PS5 ha servido como vara de medir. Una fiebre total se desató por la obra y básicamente porque la comunidad entró en un estado paranoico en el que se relacionaban toda clase de señales con Silent Hill. Hay un deseo latente entre los aficionados, que reclaman una nueva aventura en el pueblo fantasma.

El brillo de Bloober Team en el horizonte

Es la nueva esperanza que se aproxima. Hace unos meses el estudio responsable de Layers of Fear o Blair Witch anunció una colaboración con Konami para desarrollar nuevos proyectos. Por supuesto, la especulación se ha disparado hasta las nubes y solo podemos pensar en un futuro Silent Hill.

Sin embargo, la propia desarrolladora aseguró que ninguno de sus dos próximos juegos tendrá que ver con la misteriosa niebla. No soy el mayor fan de los trabajos de Bloober Team, pero desde luego es inevitable pensar que tienen una entrega de Silent Hill entre manos.

Por otro lado, si nos agarramos a los últimos rumores, Konami sí que tiene muchos juegos en desarrollo. No solo de Silent Hill, sino también de Metal Gear Solid, lo cual nos lleva a la conclusión de que la compañía no se ha olvidado de las sagas que la llevaron a la gloria.

Volver a los orígenes

Es complicadísimo llegar a los niveles de excelencia que ha tenido Silent Hill gracias a Team Silent. Los demonios del pasado, los traumas, la sexualización, el insinuar antes que mostrar, el misterio... una serie de factores bien conjugados que resultaban en una ecuación única.

Está claro que Silent Hill 2 y las terribles vivencias que James Sunderland sufrió en las calles de la ciudad marcaron un pico de calidad, pero hay margen para la experimentación. La demo de Silent Hills continúa siendo una de las experiencias más perturbadoras que nos podemos echar a la cara.

No es necesario decir adiós a la acción por completo, pero estamos hablando de survival horror. Medir los suministros, contar las balas, huir antes que atacar y una preponderancia clara hacia los acertijos. Todos tenemos claro por qué triunfó en su día Silent Hill, así que es un camino que ya es conocido por Konami. No tiene más que pulsar la tecla correcta para que todo comience a funcionar.

Temas
Inicio